Cultura/Espectáculos
Compartir | | Ampliar Reducir

Camila Meza, jazzista en Nueva York: "Traerle belleza al mundo. Eso es lo que quiero"

La chilena de 28 años lleva 5 viviendo en EE.UU. Ya ha cantado en el mismo circuito de bares de John Coltrane y Ella Fitzgerald.  

por:  Alexandra Briones R., La Segunda
viernes, 25 de julio de 2014

"Me gusta harto la noche", dice al teléfono Camila Meza (28), la jazzista chilena que ya cumple cinco años en Nueva York y que se abre camino a pasos agigantados en el mundo de la música.

Se inició a los 15 años en la guitarra. Tenía un grupo de rock y a los 18 entró al Instituto Pro Jazz, donde su mentor, Moncho Romero, la introdujo en el género musical que hoy le da tantas alegrías.

"Siempre pienso en qué es lo que hizo que me enamorara del jazz, y creo que es la riqueza armónica que tiene. También me encantó su gran característica: la improvisación, la idea de que cada vez que uno toca una canción puede ser distinta y la comunicación entre músicos en el escenario", cuenta.

En 2009 dejó atrás su creciente carrera musical en Chile, en donde ya había editado un disco, y partió a estudiar a la New School for Jazz and Contemporary Music. "Me gané una beca en la escuela y el resto me lo financió el fondo de la música. Fui muy busquilla", acota.

En la gran manzana, se presenta con su grupo al menos dos veces al mes, y también pitutea con otros músicos, algo fundamental para conseguir escenarios. "Tienes que estar metida en el medio y tener algún aval. Si hay gente que te recomienda y que es conocida, inmediatamente se te abren las puertas", cuenta.

Su aval es Aaron Goldberg, un pianista que ha trabajado con importantes compositores como Guillermo Klein y Magali Aouriau. Junto a Goldberg, Camila grabó su último disco.

Gracias a él, logró llegar a dos de los más importantes templos del jazz neoyorquino, en los que han tocado los propios John Coltrane, Ella Fitzgerald y Bill Evans.

"Una semana importante para mí fue a principio del año pasado, cuando de pronto me vi en el Jazz Standard y, esa misma semana, en el Village Vanguard. ¡Ahí estuvo toda la historia del jazz!", recuerda emocionada. Camila volverá a ese escenario en agosto, junto al cubano Fabián Almazán.

Con el israelí Noam Wiemfemberg, en tanto, tiene pensado hacer un dúo. "Sueño con girar por el mundo, lo que más me gusta hacer es viajar y tocar en distintos lugares. Siempre veo mi carrera como un constante descubrimiento y aprendizaje. En ese sentido, quiero nutrirme más y hacer proyectos con distintos tipos de música. Traerle belleza al mundo. Eso es lo que quiero".

¿Y con quién quisiera tocar? "Me encantaría con Caetano Veloso y su onda brasileña ¡Qué grande sería! Además, ya tiene como 70 años".

Magia en la Gran Manzana

La abrumadora rapidez con la que se mueve Manhattan está lejos de asustarla. Muy por el contrario, le atrae. "La palabra «jungla», para definir a Nueva York, es súper acertada. Hay mucha gente y talento, por eso tienes que estar constantemente tratando de hacerlo mejor. Además, acá uno nunca sabe quién te está escuchando", asegura.

Así fue como le sucedió a ella. Un día estaba tocando en un bar y en el público estaba Karen Kennedy de la agencia 24 Seven Artist Development, una manager que tiene en su parrilla a famosos como Kenny Barron y Gretchen Parlato. Con ella trabaja hasta el día de hoy.

"Cuando eres tú misma y logras entregar lo que eres, desde lo más profundo, llamas la atención y eso conecta con la gente. Mi filosofía es que desde el concierto más pequeño al más grande, tienes que sentir que es la última vez que tocas. Todos los lugares y las audiencias son importantes".

"Yo creo que la clave de mi éxito es que hay muy pocas personas que canten, que toquen e improvisen con la guitarra al mismo tiempo. También llama la atención que vengo de un país del sur del mundo, que canto en inglés y en portugués junto con el español. Creo que de a poco estoy desarrollando un estilo súper personal a través de la composición. De a poco estoy encontrando esa voz que es más reconocible".

Claudia Acuña y la saxofonista Melissa Aldana son otras chilenas que hacen patria en EE.UU. Esta última es "yunta" de Camila. "Llegamos a Nueva York al mismo tiempo. Las dos nos llamábamos si teníamos trabajitos, siempre tocábamos juntas. Era para acompañarnos, porque en toda esta locura es necesario tener una familia".

Por el momento no tiene pensado volver a Chile, pues su vida ya está hecha en la ciudad de la que "me enamoré a primera vista". "No lo descarto de plano, pero sería ilógico. Aquí tengo una locación que me permite viajar y estoy en contacto con tantos músicos que no me puedo aburrir", sostiene.

 
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Cultura/Espectáculos

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img