Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Cómo será el traspaso de mando: Trece presidentes, 75 delegaciones y 3 mil policías

Un fuerte despliegue de seguridad, instructivos para el Congreso para evacuación en caso de temblores y un ensayo de la ceremonia del próximo martes se cuentan entre los preparativos.  

por:  Sebastián Minay C. y Maríajosé Soto P.,La Segunda
jueves, 06 de marzo de 2014
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

La agenda del traspaso

El lunes 10 Piñera y Bachelet comienzan, por separado, una ronda de bilaterales con gobernantes extranjeros. A las 18.30 son los saludos protocolares de visitantes al Mandatario saliente, para luego, a las 20.30, dar comienzo la cena de despedida a él en La Moneda.

El martes Piñera ingresa a las 9 por última vez a La Moneda, saliendo a Valparaíso a las 10. A las 11,45 llega Bachelet al Congreso y entra al Salón de Honor. A las 11,50 hace lo propio el Presidente Piñera y se inicia la ceremonia de traspaso de mando, la que termina a las 12,40. Antes de eso y apenas entregue la banda presidencial, Piñera se retira del Congreso y se dirige a un almuerzo con sus entonces ex ministros.

A las 13,30 la nueva Jefa de Estado encabeza un almuerzo en el Palacio Presidencial de Cerro Castillo. Regresa a Santiago pasadas las 20 horas, donde pronuncia su primer discurso en La Moneda. De ahí parte a encabezar la gala en el centro Cultural Estación Mapocho.

En un auto particular y con una escolta muy reducida. Así saldrá del Congreso -en conformidad a las normas que rigen para los ex gobernantes-, pasado el mediodía del martes 11, el entonces ex Presidente Sebastián Piñera, en la primera señal que evidencie que para entonces el poder habrá cambiado nuevamente de manos, esta vez de regreso a las de Michelle Bachelet. La escena será el punto cúlmine de una agitadísima jornada de casi 48 horas, desde el lunes 10, que ha mantenido literalmente de cabeza a los equipos de producción y programación de ambos mandatarios, así como a personal de Protocolo y Cancillería. Y que tiene unos horarios tan ajustados, que deja escaso margen para la improvisación.

Pero por lo mismo se han tratado de cuidar todos los detalles posibles, muchos de ellos teniendo a mano el accidentadísimo libreto del añ0 2010, cuando -en una escena inversa a la de ahora- Bachelet le entregó el poder a Piñera en medio de un terremoto y con varios desaciertos, desde una banda tricolor que no tenía cómo fijarle la piocha de O'Higgins (que entonces cayó al suelo) hasta un Piñera que tuvo que improvisar el juramento a sus ministros, porque nadie se había preocupado de tener el texto con la fórmula legal a mano.

Al menos estos dos últimos detalles no deberían repetirse: esta mañana la jefa de programación de Bachelet, María Eugenia Paris, se coordinó con el Director de Protocolo del Senado, Guillermo Miranda, y ambos aspectos -entre otros- quedaron ya cubiertos, se asegura.

La escena la presenciarán, se espera, poco más de 40 dignatarios extranjeros, aunque hasta esta mañana sólo estaban confirmados trece Jefes de Estado y otros doce representantes de distintos países, entre herederos de casas reales, vicepresidentes, viceprimeros ministros, ex jefes de Estado y ex jefes de gobierno, que representarán a 75 delegaciones extranjeras. En el Congreso el asunto no alarma porque, según cuentan, ya es costumbre que los últimos invitados en confirmar lo hagan hasta el mismo lunes 10. También fueron invitados todos los ex candidatos presidenciales chilenos.

En cuanto a la seguridad, Carabineros preparó un despliegue de 3 mil efectivos para esa jornada, cápsulas especiales de protección para los mandatarios asistentes y varios cortes de tránsito en Santiago y Valparaíso.

En lo político, la mayor de las expectativas y tensiones están fijadas en la presencia del mandatario venezolano Nicolás Maduro, cuyo rol en la crisis de su país ha motivado en la UDI, RN y parte de la DC críticas tan furibundas como la defensa que ha hecho el PC.

Mientras, se han apurado hasta los últimos detalles. Ayer en la tarde la futura presidenta del Senado, Isabel Allende (PS) ensayó la ceremonia en la misma testera donde se efectuará, acompañada del edecán naval de la corporación y de su director de protocolo, entre otros personeros. El papel de "Bachelet" le tocó a una de las funcionarias a cargo del aseo del edificio.

La ajustada agenda de Ximena Rincón

Una intensa mañana tendrá el martes la futura ministra de la Segpres, Ximena Rincón, en Valparaíso.

Además de estar citada a las 8.00 en el Palacio Cerro Castillo, para participar en el desayuno que encabezará Michelle Bachelet junto a su gabinete, la senadora deberá asistir a una última sesión en el Congreso para votar el reemplazo del presidente de la Cámara Alta, Jorge Pizarro, oportunidad en que la próxima ministra culminará su período como senadora. La votación se realizará a las 9.30 y en el equipo de Bachelet se informó que la primera foto oficial de la Mandataria junto al gabinete deberá realizarse sólo cuando Rincón esté de vuelta en Cerro Castillo.

Invitaciones "a prueba de terremoto"

La traumática experiencia del cambio de mando del 2010 en el Congreso, cuando mandatarios extranjeros como Álvaro Uribe y otros intentaron huir del Salón de Honor, aterrorizados por el terremoto-réplica de esa mañana -y que hizo temer por la suspensión de la ceremonia- está más que presente esta vez.... y sobre todo luego de los sismos de los últimos días. Tanto, que las invitaciones oficiales al acto enviadas desde el Legislativo incluyen un mapa que señaliza las rutas de evacuación del edificio y otras recomendaciones de emergencia. Y en el caso de que se repita el libreto, ya está dispuesto que los asistentes salgan del Parlamento por calle Victoria, en dirección a los cerros, y en ningún caso por Pedro Montt, mirando hacia el mar.

Bachelet usará la misma banda presidencial de 2006

La misma banda presidencial que utilizó el 11 de marzo de 2006, cuando se convirtió en la primera Presidenta mujer de la historia de Chile, utilizará este martes 11 Michelle Bachelet, en la ceremonia de cambio de mando que encabezará junto al saliente jefe de gobierno, Sebastián Piñera.

La banda fue diseñada y cosida a mano hace 8 años por el joyero chileno Guillermo Arpoulet, dueño de la fábrica de medallas Horus. Durante todo este tiempo, el valioso artículo fue celosamente guardado, luego de que Bachelet lo utilizara en la ceremonia de traspaso de 2010, cuando asumió como Presidente Sebastián Piñera. En esa oportunidad -que estuvo marcada por el temor de las autoridades internacionales presentes ante las réplicas del terremoto del 27 de febrero- se generó una confusión con el entonces, presidente del Senado, Jorge Pizarro (DC). En medio del acto, el parlamentario le dijo a Bachelet que debía sacarse la banda y la piocha de O'Higgins para ungir a Piñera como nuevo Jefe de Gobierno y ella le contestó que la banda era de ella, ya que Piñera tenía una propia.

Además, en esa oportunidad, Bachelet, tras colocar la piocha al nuevo Mandatario, esta se cayó mientras los presentes comenzaban a entonar el Himno Nacional y la seguridad presente debió volver a ponérsela.

Las últimas dos horas de Piñera en el poder

Su equipo revisó los videos que mostraban a Aylwin, Frei, Lagos y Bachelet saliendo de La Moneda, y se barajaron diversas alternativas, incluso que esta vez el Presidente lo hiciera por la puerta que da a la Alameda. Pero al final dicha opción se desechó, y Piñera finalmente abandonará Palacio siguiendo la tradición, por la puerta principal, la de la Moneda , pasadas las 10 de la mañana del lunes 11. Sólo alcanzará a estar en Palacio cerca de una hora -llegará a las 9-, durante la cual se reunirá por última vez con sus ministros, se despedirá de los funcionarios, bajará solemnemente por la escalinata que lleva al Patio de los Naranjos (secuencia que será transmitida en vivo por señal oficial) y se sacará una postrera foto oficial con su gabinete. Al salir, revistará a un destacamento militar de honor y luego abordará su vehículo oficial junto a su esposa. Allí, la habitual "cápsula" o dispositivo en que se moviliza -que incluye autos y camionetas Suburban negras- será reforzada para la ocasión por motoristas policiales que avanzarán formados en "V" abriendo paso, pero que sólo lo acompañarán hasta la salida de Santiago.

Al llegar a Valparaíso, en Avenida Argentina, el Presidente cambiará de auto y se subirá al clásico Ford Galaxie 500XL de 1966 junto a su ministro del Interior, Andrés Chadwick y su edecán militar, coronel Edward Slater. Unos metros más allá se bajará para entregar el poder.

La ausencia de Castro y el tenso factor Maduro

Uno de los grandes ausentes de la extensa programación de este lunes y martes será el presidente cubano, Raúl Castro : salvo un cambio de última hora, la Cancillería ha sido informada desde La Habana que dicho gobierno enviará un representante.

Al margen de ello, es el papel del mandatario venezolano Nicolás Maduro el que concentra una altísima tensión. Desde que confirmó oficialmente por escrito su asistencia no ha precisado exactamente a qué hora llegará, cuestión que complica a los organizadores, conscientes de las duras reacciones a favor y en contra suyo por la crisis en su país.

El "peor" escenario previsto es que finalmente asista a la cena de despedida de Piñera el lunes 10 en Palacio, donde -salvo los invitados extranjeros- la presencia local será casi exclusivamente vinculada a la derecha: en marzo de 2012, el UDI Juan Antonio Coloma aprovechó una cena en honor a la mandataria argentina, Cristina Fernández, para pedirle gestionar la extradición de Galvarino Apablaza, sindicado como uno de los asesinos de Jaime Guzmán.

Evo Morales (Bolivia), en tanto, tampoco ha fijado hora de llegada, y Ollanta Humala (Perú) avisó que arribará a Santiago poco antes de la cena.

Intenso operativo de seguridad

Cinco mil efectivos policiales estarán desplegados entre el 7 y el 18 de marzo en Santiago, días en los que no sólo se necesitará resguardo para las 75 delegaciones internacionales y 13 presidentes que participarán del cambio de mando: además, más de 3 mil deportistas se trasladarán a Chile para participar en los juegos Odesur.

En el caso del evento deportivo, se destinarán 2 mil Carabineros a estadios y hoteles. Para el operativo de seguridad de cambio de mando como tal se desplegarán 3 mil Carabineros desde el 9 de marzo en la noche, donde se incrementarán servicios de seguridad en el aeropuerto, los 12 hoteles de los invitados y rutas de desplazamiento.

Desde el 9 al 11 de marzo se realizarán cierres en las calles aledañas al Palacio de La Moneda, la Academia Diplomática, Estación Mapocho y en Valparaíso, en los alrededores del Congreso.

Para la conformación de cápsulas de seguridad, se dispuso de 180 autos.

La cápsula presidencial estará compuesta por 8 vehículos entre motoristas, radiopatrullas, Gope y vehículos civiles. Cada mandatario contará con 15 efectivos de Carabineros y la cifra aumenta a 20 en casos de mandatarios "con perfiles de riesgo", como EE.UU., Brasil, Venezuela y Perú.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img