Nacional
Compartir | | Ampliar Reducir

Acuerdo Piñera-Tompkins permite crear gigantesco Parque Nacional en Magallanes

Tras años de negociaciones, el empresario ecologista aportará con casi 40 mil hectáreas al recinto, mientras que el Estado sumará otras 110 mil. Será casi tan grande como Torres del Paine, se llamará Yendegaia: Se caracteriza por cordilleras abruptas que terminan en el mar, glaciares y humedales, además de un inmenso bosque de lenga.

por:  Malú Urzúa
miércoles, 11 de diciembre de 2013
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

Para principios de enero. Por esos días se busca una fecha en la agenda del Presidente Sebastián Piñera para sumarle una actividad en terreno que marcará el fin de años de negociaciones: La apertura a público de un nuevo Parque Nacional que tendrá el país, en Tierra del Fuego.

Se llamará Yendegaia, término yamaná que quiere decir bahía profunda , y estará abierto al público tan pronto como se inaugure. La ceremonia será emblemática: el empresario ecologista Douglas Tompkins aportará 38.780 hectáreas que le pertenecen en la zona, al sur del río Azopardo y el lago Fagnano. Y a ellas el Estado sumará otras 111.832 hectáreas, totalizando una zona protegida de más de 150 mil hectáreas.

Si bien el parque no tendrá las dimensiones gigantescas del de Laguna San Rafael (suma 1,7 millones de hectáreas) o el Alberto de Agostini (1,4 millones), sí se incorporará al ranking de los grandes: Isluga tiene 174 mil hectáreas y Torres del Paine 181 mil.

Largas negociaciones

Será ésta la única donación a terrenos que el filántropo estadounidense realizará durante la administración de Piñera . Cabe recordar que en gobiernos pasados ya había prometido que entregaría 400 mil hectáreas a fines de conservación, incluyendo el Parque Pumalín... anuncio que hasta el momento no se había cumplido.

No fue fácil lograr que al menos este 10% de la promesa se concretara.

En marzo de 2011, Kristine y Douglas Tompkins propusieron al Presidente Piñera analizar cómo fortalecer el sistema nacional de áreas silvestres protegidas del Estado.

Desde la Presidencia se coordinó una comisión que incluía a distintas reparticiones públicas, las que generaron propuestas preliminares. Sobre ellas, se inició un trabajo más directo entre la Presidencia y los representantes de las fundaciones de Tompkins.

De hecho, hubo más de 10 áreas sobre las cuales se conversó con el Gobierno y varios fueron los problemas que surgieron. En algunas, hubo tema con límites que no estaban bien definidos; en otras Tompkins quería seguir desarrollando infraestructura; en unas distintas, el empresario exigía que se declararan Parque Nacional y el fisco no estaba de acuerdo.

Finalmente, hubo coincidencias, y que cristalizan en este recinto. Ya está descartado que se llegue a acuerdo en las otras, al menos en este gobierno.

Se imagina crear parque transfronterizo

El secretario ejecutivo de "Legado Bicentenario", Santiago Valdés, explica que el acuerdo ya fue aprobado por el comité de ministros. Todo está listo y hasta el decreto ha sido redactado.

Se prevé que la firma que dará origen a este nuevo Parque Nacional se concretará entre el 4 y el 6 de enero próximo, durante una gira del Presidente a la región de Magallanes. Está planeado que Piñera viaje en esa fecha a Caleta 2 de Mayo, un asentamiento cercano al lugar y donde existe un retén de Carabineros, y se reúna en una ceremonia oficial con Tompkins y su esposa.

A través de la Fundación Yendegaia, ambos poseen estos terrenos desde 1998, y ya hace casi cinco años que se supo que era su interés destinarlos a la conservación. Frente a las oposiciones que surgieron en ese minuto, el empresario declaró a Revista Capital: "Los detractores deben ser los desarrollistas a ultranza que nos han llevado al abismo en que nos encontramos... No hay tiempo para (ellos). Son peligrosos y nos han decepcionado".

Con estas casi 150 mil hectáreas se consolidará en la zona una gran área de parques, pues Yendegaia limitará con el Parque Nacional Alberto D'Agostini y otra reserva de este tipo en Argentina. Se planea que a futuro toda esta zona dé origen a la creación de un parque transfronterizo.

Camino y zonas excluidas

Para complementar la conservación del parque, se reservaron terrenos planos en los principales valles aledaños. Estos son aptos para instalar infraestructura turística y servicios, que podrán desarrollarse a futuro.

Además, se excluyó del parque la faja del camino entre la Estancia Vicuña y Yendegaia, de un ancho aproximado de 40 metros y que actualmente se encuentra en ejecución por la dirección de Vialidad del MOP y el Cuerpo Militar del Trabajo. Este camino permitirá el acceso por tierra, a través de la Isla Grande de Tierra del Fuego, desde el Fagnano hasta el canal Beagle.

Conaf y Sernatur llevarán a cabo un plan de desarrollo de infraestructura turística consistente en una serie de refugios y un trazado de senderos que permitirán conectar los principales atractivos. Además, se generará una puerta de entrada al Parque Nacional Alberto D'Agostini, hoy sin acceso formal.

El "legado verde" de Piñera

La creación del Parque Nacional Yendegaia pasará a formar parte del programa "Legado Bicentenario".

Otras iniciativas de este tipo vinculadas al programa y que se vinculan a la conservación de la biodiversidad fueron, por ejemplo, la creación del Parque Nacional Alerce Costero, inaugurado en la región de Los Ríos en febrero de 2012, y del parque marino Motu Motiro Hiva, en la isla Sala y Gómez; la idea "Un chileno, un árbol", que tiene como meta plantar 17 millones de árboles al año 2018; y el plan de restauración ecológica de Rapa Nui, que tiene por objetivo recuperar el equilibrio ecológico en esa zona, cuyos suelos se encuentran afectados por graves procesos de degradación.

 El paisaje tipo Alaska con vocación de trekking

Una belleza del tipo que existe en Alaska. Ese es el símil que el Parque Nacional Yendegaia puede encontrar en el mundo.

Se trata de una extensión principalmente montañosa, cubierta por extensos campos de hielo, glaciares y ventisqueros que se descuelgan hacia fiordos y canales.

"Son cordilleras abruptas que terminan en el mar. Hay humedales y glaciares muy interesantes. Es de una belleza increíble", describe Santiago Valdés.

En cuanto a flora, se encuentran allí siete pisos vegetacionales que incluyen especies como coigüe, canelo, lenga, frutilla magallánica, turberas y diversos tipos de musgos, líquenes y hongos.

Entre los animales y aves de la zona se encuentran el zorro culpeo, la foca leopardo, la foca elefante, la gaviota dominicana, el petrel gigante, el rayadito, el fio-fio, el churrín del Sur y el carpintero gigante.

A la fecha, la explotación económica tradicional de estos lugares ha sido mínima.

Se prevé que el turismo podría desarrollarse en torno a las rutas de navegación y a la conectividad terrestre, que permitiría el surgimiento de circuitos de trekking.

Tierras sin acuerdo

Otros tres sectores de tierras pertenecientes a Douglas Tompkins estuvieron sobre la mesa durante estos años de negociaciones, sin que se llegase a acuerdo respecto a ellos.

Uno de ellos fue el conocido Parque Pumalín, en Aysén, con 289.562 hectáreas. La fundación de Tompkins pedía convertirlo en Parque Nacional y sugería sumar a sus terrenos 34 mil hectáreas que están en manos de Endesa y la Universidad Católica de Valparaíso.

También en Aysén, se conversó acerca del Parque Patagonia (ex Valle Chacabuco), donde Kristine, la esposa del empresario, posee 79.029 hectáreas. Se pedía que el Estado anexara a ellas las reservas Jeinimeni y Tamango, que son colindantes.

Otro terreno sobre el cual no hubo acuerdo fue la estancia Cabo León, con 26.620 hectáreas. Ubicada en Isla Riesco, se pedía que fuera anexada a la Reserva Nacional Alacalufes.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Nacional

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img