Nacional
Compartir | | Ampliar Reducir

Francisca Sfeir, la hija actriz del candidato verde: "Los sueños de mi padre son más generosos"

Hace seis años, le cantó "Happy birthday, dear President" en la celebración de su cumpleaños número 60. "Hoy tiene sentido", dice, y está convencida de que el 17 de noviembre su padre dará una sorpresa.  

por:  Lilian Olivares Foto: César Silva
sábado, 26 de octubre de 2013
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

"Yo veo que los otros presidenciables respetan a mi papá"

Dice que sus amigos están "embaladísimos" con la campaña de su padre, casi tanto como ella.


-¿Y cómo sientes que lo ven los otros candidatos?


-Veo que lo respetan, aluden a él cuando se les pregunta por otro candidato que creen que lo está haciendo bien. Saben que tiene mucha trayectoria y que no es un aparecido, que tiene carrera internacional y que es entendido en los temas que trata. Siento que él es respetado por su pares, y muy admirado por sus seguidores. Todos los que creemos en él vemos un real camino para Chile, que ése es el camino que necesita el país, más allá de que lo haga él o no, porque la política se mueve por otras cosas, por el marketing, la publicidad, las promesas, la parafernalia.


-Ya queda poco para las elecciones, ¿lo notas intranquilo?


-Yo lo veo muy tranquilo y muy seguro. Para él es muy fácil y muy fluido hablar delante de la gente, porque tiene una coherencia y una profundidad real.


-Pero él no tiene buen resultado en las encuestas.


-Quizás los que estamos con él somos más silenciosos, quizás no nos movemos con el mismo lenguaje, con los parámetros con que se mueven los demás. Y creo que es sabido que las encuestas tienen muy poco realismo.


-¿Qué porcentaje crees que va a sacar en la votación?


-¡Uyy! Yo creo que va a sorprender, realmente. Porque hoy hay mucha mayor conciencia en Chile sobre las energías renovables, sobre la conservación de nuestros recursos... Eso nos preocupa a los chilenos, además de llevar nuestra vida en equilibrio y de la importancia de un buen pasar. Hoy sí estamos conscientes de la importancia del ecosistema, del peligro del calentamiento global, de la alimentación, de la educación. Y en 20 años no ha habido cambios reales.


-Pero eso también lo afirman candidatos como Claude, Israel, Parisi...


-Incluso la Michelle dice que quiere cambiar y eso que ella ya estuvo. Tienes mucha razón, todos queremos esos cambios. Por eso es tan importante pensar a quién le confías esos cambios.


-Si no estuviera en la boleta tu papá, ¿a quién le confiarías esos cambios?


-La verdad es que estaría muy desinteresada de la política, y muy desencantada.

Cuando su padre cumplió 60 años, durante la celebración, Francisca Sfeir Camarena le cantó "Happy birthday, dear President".

Hoy, seis años después, el economista que se ocupa del medio ambiente y del espíritu, que viste túnica como en la India, es candidato a la presidencia de la República y ella está a punto de lanzar su primer disco, cantándole al amor.

Todo fue una evolución, dice ella. Durante los casi 30 años en que él trabajó en el Banco Mundial, y cuando fue representante de este organismo ante Naciones Unidas, aunque usaba traje y corbata, abordó temas medioambientales. Ella, a su vez, después de estudiar toda la escolaridad en el Santiago College, se tituló como arquitecto y sólo después se conectó con ese sueño que había dejado en una nube, y estudió actuación y canto.

Hoy, junto a sus dos hermanos participa con intensidad en la campaña del candidato número 8 en la plantilla. Alfredo, el mayor, es el gestor: organiza y convoca; María José, la que sigue, ingeniero industrial, hace los cálculos y el organigrama; y ella, la menor, se encarga de los murales, la música, los eventos culturales, los videos y la web. Mañana domingo cantará los jingles de la campaña en el Parque Bicentenario.

"Un hombre gigante"

La Fran, como la llaman en su círculo íntimo, tiene 33 años y cada noche se acuesta con la sensación de que es una afortunada porque es actriz, pese a lo que le costó convencer a sus padres de que era una convicción y no un acto de rebeldía.

Cuando tenía 3 años y medio sus padres se separaron y regresó a Chile con su madre. Pese a la distancia, mantuvo un estrecho lazo con el hombre que se quedó viviendo en Estados Unidos. Cuando éste le preguntó si quería que volviera al país, ella le dijo que prefería que él siguiera allá porque podían vivir experiencias impresionantes, y porque sentía que él y su madre estaban bien donde cada uno se encontraba; había dejado de tener la fantasía infantil de que sus padres debían vivir juntos.

-¿Qué imagen tenías de ese señor que era tu padre y vivía lejos?

-La de un hombre gigante, que estaba siempre haciendo cosas importantes. Me enseñaba a saludar de la mano y a mirar a los ojos, cosas que aquí en Chile nunca se han considerado. Era una relación muy de admiración. Cuando éramos chiquititos, él nos venía a buscar dos veces al año para que no viajáramos solos, estaba un día en Chile y partíamos al siguiente.

Cuenta que cuando su padre los juntaba en Estados Unidos, se dedicaba a hacerles panoramas a tiempo completo.

-Una vez nos llevó a una especie de rally por Estados Unidos. Hicimos un largo recorrido en auto y nos turnábamos el asiento del copiloto. Yo me gané el premio de ser la primera copiloto. Y en el asiento de atrás, al medio, recuerdo que llevábamos un cooler, y disputábamos quién se comía primero las cosas ricas.

Se queda pensando y comenta:

-Nos peinaba todos los días, me imagino lo que debo haber sido para él andar vistiendo a sus niñitas, haciéndonos el moño todas las mañanas, y calmando las peleas de mis hermanos. La gracia era que él nos daba full time cuando lo íbamos a ver. ¿Ah!, y estuvo el infaltable paseo a Disney. Hace poco tiempo nos volvió a llevar y fue increíble. Mi papá le tiene miedo a la montaña rusa: se subió con nosotros e iba muerto de susto. ¡Lo pasamos muy bien!

-¿Tu padre siempre fue diferente a los papás de tus amigas?

-No. Te diría que en mi colegio había muchas amigas que tenían la realidad de su papá viviendo en el extranjero; había también muchas con padre o madre trabajando para una organización internacional. Yo no me sentía diferente.

"Temas impresionantes"

Su madre, María Dolores Camarena ("mi mejor amiga"), no es vegetariana ni ecologista, como el papá.

-Pero en Chile ni se hablaba de ecología hace algunos años. Son discusiones que hace muy poco están arriba de la mesa acá. Y son temas que mi papá enfrentaba hace muchísimo tiempo. Yo iba a las Naciones Unidas como un pollito y escuchaba discusiones espectaculares sobre las comunidades indígenas, los derechos humanos, los derechos de la mujer. Yo he estado con mi papá frente a públicos gigantescos, de miles de personas en el mundo. Una de esas ocasiones fue en Tailandia. Hablaba sobre la economía sustentable, la globalización, cuando en Chile ni se mencionaba esa palabra.

-¿Cómo te enteraste de que sería candidato presidencial?

-Bueno, se fue dando de a poco. El tiene una fundación, entonces siempre ha hecho seminarios, charlas en relación a sus temas, que tienen coherencia con su propuesta de una economía sustentable y espiritual. El fue integrándose en los movimientos chilenos cuando se regresó, después de jubilar en el Banco Mundial, y se le empezó a hacer un espacio para que esto se diera de manera natural. En el Banco Mundial estaba a cargo de temas impresionantes, o sea, la conservación del Lago Baikal en Rusia, temas tremendos.

Miembros del Partido Ecologista Verde le pidieron ser candidato.

-Creo que estábamos todos los hermanos cuando él nos contó. Nos dijo que iba a empezar este proyecto, y en el fondo todos íbamos a estar involucrados. A nosotros nos hizo mucho sentido. Cómo será que para su cumpleaños de los 60 años yo le canté "Happy birthday, mister President"; le hice esa humorada. Pero imagínate cómo hoy día hace sentido. Siempre lo molestábamos y le decíamos que tenía vocación de Presidente.

Dice que Alfredo Sfeir Younis trabaja durísimo y que en los últimos seis meses casi no duerme.

-¿En qué se diferencia tu manera de ver la vida con la de él?

-Creo que yo soy más egoísta, en el sentido de que mis sueños son los míos. A lo mejor es porque soy más joven, pero estoy sumamente ocupada y enfocada viviendo mis sueños y mis ambiciones. Yo quiero una carrera como actriz, quiero enamorarme, quiero criar una familia; en cambio, sus luchas son mucho más grandes. Siempre le han preocupado los temas de bienestar social, de la ecología, del medio ambiente, del mundo en el que vivimos. Creo que eso es mucho más generoso.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Nacional

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img