Economía
Compartir | | Ampliar Reducir

Iván Zamorano, en clave de charlista motivacional: "Líder se nace o se hace con la experiencia"

Desde 2011 "Bam Bam" está desarrollando una nueva veta empresarial: en 60 minutos repasa los hitos de su carrera y los compara con la ruta que deben trazar los empresarios exitosos.  

por:  Nicolás Cáceres E.
viernes, 16 de agosto de 2013
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

Iván Zamorano espera paciente su turno en el segundo piso de Espacio Riesco, en una especie de salón VIP del centro de eventos. Acompañado por su señora, María Alberó, y de su inseparable cuñado, Wilson Flores, repasa las últimas láminas de un power point que se sabe casi de memoria.

A diez años del retiro de las canchas, "Bam Bam" (46) luce distinto. Dejó los buzos, las zapatillas y los jockeys de las marcas deportivas que lo auspiciaban y los cambió por un notebook, un traje apitillado, una bufanda cool y unos llamativos anteojos. Algo hipster dirían los entendidos en tribus urbanas.

Aunque mantiene una delgada contextura física, el ex goleador del Real Madrid ya no necesita de esos cabezazos mágicos que deslumbraron a millones de hinchas para seducir a un público que hoy también es distinto. Desde hace dos años Iván Zamorano viene desarrollando una nueva veta empresarial: la de charlista motivacional y gurú del emprendimiento .

Mandamientos de un ex goleador

Después de 40 minutos de espera, Zamorano baja al primer piso del centro de eventos donde lo vitorean más de 3 mil eufóricos microempresarios invitados por la Sofofa. Y si bien ya no es la figura deportiva de los 90' el salón casi se viene abajo cuando es anunciado; tanto, que tuvo que ingresar rodeado de cinco guardias de seguridad que le permiten llegar al podio.

Al igual que en sus tiempos de futbolista, el ídolo nacional maneja los tiempos y pide calma a un público que ansioso dispara -vía celular- miles de fotografías por segundo.

"Tranquilas, después sacamos todas las fotos que quieran, eso sí, las mujeres deben pedirle permiso a mi señora jajaja", dice de entrada para calmar a la multitud que lo asedia, en su mayoría mujeres.

Tras romper el hielo inicial, Zamorano abre su notebook y aparece el gurú: "Las micro y pequeñas empresas del país son fundamentales a la hora de conseguir logros y objetivos del país. También soy parte de esta empresa, me siento un hombre de esfuerzo como ustedes. Tengo familia que tiene micro y pequeñas empresas, tengo algunos primos que venden empanadas y otros que trabajan en la feria".

-¡En Cerrillos!, grita una mujer del público.

"Están en Cerrillos, La Legua y San Joaquín y sé que cuando se comienza un emprendimiento también hay que tomar decisiones importantes que no sólo involucran a una persona sino a que a la familia", responde Zamorano.

La interrupción de la mujer no impide que el ex goleador comience un relato sencillo sobre los mandamientos que rigurosamente siguió para triunfar en el fútbol, y que luego compara con los objetivos que deben trazar los emprendedores que buscan el éxito.

Las primeras láminas de su power point hablan de "la lucha de un guerrero" , tener un "propósito en la vida" y que cada persona tiene un "talento único" que debe desarrollar.

"Cada uno de los que estamos acá tiene un talento único. Lo que tienen que hacer es descubrirlo, expresarlo e ir en busca de él. Yo me propuse ir en busca de mis sueños, de ir a cumplir mis objetivos y esa búsqueda pasaba por una pelota de fútbol. Y lo más importante de todo: estar convencido de que para cumplir ese sueño y ese objetivo hay que esforzarse", afirma.

Carrozas de Fuego y El Gladiador

La presentación de Zamorano mezcla momentos deportivos con dosis de emoción, en especial cuando habla de la muerte de su padre, Luis Zamorano, quien falleció cuando el ex jugador tenía 13 años.

"Muchas veces nos dicen que el tiempo cura el dolor. Eso es falso, el dolor siempre es el mismo, lo que pasa es que aprendemos a convivir con él. Ante situaciones de este tipo hay dos caminos: el primero es rendirse o abandonar por miedo a lo que vendrá y el segundo es luchar por tus sueños", dice ante el aplauso espontáneo del público.

Acto seguido "Bam Bam" nuevamente abre su power point y muestra un videoclip con la música de la película "Carrozas de Fuego", film basado en los atletas británicos que se preparaban para los Juegos Olímpicos de París 1924.

Con la música de fondo, Zamorano compara la idea de "comenzar un emprendimiento con la vida misma. Es como empezar una carrera. Estás ahí, en el punto de partida... ahí está la meta, tu objetivo. Uno tiene que esforzarse al máximo, te vas a caer, eso es indudable, pero uno tiene que estar dispuesto a reconocer esas caídas y levantarse con más fuerza".

Luego entra al área chica y describe cómo fueron sus primeros años en Cobresal, la partida a Saint Gallen de Suiza, los dos años que estuvo en Sevilla y su traspaso al Real Madrid, el club más importante del mundo.

"Fue como pasar de una microempresa a una gran compañía, donde las responsabilidades sin duda iban a ser mayores", afirma.

Al igual que otros "gurús" del emprendimiento, Zamorano habla de las "señales" que se cruzan en la vida de un emprendedor. Ahí recuerda que en el tercer año de su estadía en el Real Madrid recibió una "señal" demoledora: su nuevo entrenador, el argentino Jorge Valdano le notificó que no estaba considerado para la próxima temporada y que sería el "quinto" extranjero" del club.

"¿A quién no le ha pasado que un jefe no nos quiere? Esa fue la señal que me enseñó a perseverar en la vida", dijo al público.

Utilizando imágenes de la película "El Gladiador" , Zamorano indica que "ante ese problema, encontré un principio de oportunidad y me significó un beneficio deportivo pero también de vida. Fue el momento más difícil de mi carrera, mi mamá quería que me fuera a otro club donde me valoraran, pero le dije que no, quería desafiar al destino porque creo que el futuro no depende de la decisión de una persona, depende de mi".

El FODA de "Bam Bam"

Desde esa experiencia y al igual que un ingeniero, Zamorano creó su propio FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) que en 1994 le permitieron ganar la liga española, ser el "pichichi" (goleador) del torneo y el mejor extranjero.

"Ese año trabajé sobre mis fortalezas. Cada uno de ustedes tiene un espíritu, un fuego encendido, un alma, un corazón y eso no se mantiene solo, hay que alimentarlo día a día", reflexiona.

"Cuando llegué en 1996 al Inter de Milán me encontré con futbolistas de la talla de Christian Vieri, Roberto Baggio y Ronaldo y me preguntaba ¿Dónde voy a jugar? ¿Saben lo que hice? Me puse a observar las debilidades de mis compañeros y si a uno le costaba correr, yo lo hacía, si otro no era solidario en la cancha, yo lo era. Trabajé mis fortalezas y terminé jugando de titular y fui campeón de la UEFA", recordó.

La ruta del líder

El último tramo de la charla de Zamorano está dedicada a la selección chilena de fútbol y cómo se transformó en uno de los líderes del equipo que disputó el mundial de Francia en 1998 y las olimpiadas de Sidney 2000.

"En la selección conocí lo que significa trabajar en equipo para buscar un objetivo en un vestuario de 25 personas que piensan y actúan diferente pero que tienen una misma meta. Sin quererlo, poco a poco me fui transformando en un líder, miraba hacia atrás y veía que mis compañeros me seguían, hablaba y veía que me escuchaban y que mi palabra era fundamental para tomar decisiones", recuerda.

"El liderazgo no se compra ni en el supermercado de la esquina ni en el almacén. Líder se nace o se hace con la experiencia, con ejemplos porque el líder es el primero que debe llegar al trabajo y el último en irse. Es el que pone el pecho a las balas y cada uno de ustedes está llamado a ser un líder", dice con fuerza.

Al terminar la charla, el ex crack de la "Roja" entrega sus últimas recetas a los microempresarios: "En la vida no hay imposibles, cuando comiencen en un emprendimiento pongan el mayor de los esfuerzos y siempre tendrán la posibilidad de llegar a lo más alto".

"Creo que todos ustedes tienen una gran oportunidad para seguir creciendo. Ustedes son los llamados a cambiar el futuro de nuestro país y de sus familias. Sólo depende de ustedes y recuerden que no siempre llegan a lo más alto los mejores, sino los que tienen la capacidad de luchar más", finaliza tras 60 minutos de exposición.

El aplauso es ensordecedor. Zamorano cierra la tapa de su notebook, se baja del podio y se pierde por una puerta trasera del escenario. Es un nuevo golazo de "Bam Bam".

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Economía

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img