Nacional
Compartir | | Ampliar Reducir

Francisco, el ex embajador ante el Vaticano, habla de las señales de Francisco, el papa

Francisco Javier Cuadra analiza las primeras señales que ha entregado Bergoglio y diagnostica la impronta que podría tener su pontificado. Prioridades del Papa Francisco: "La reforma de la curia, un modo de gobierno más colegiado y terminar de resolver los escándalos". "Hoy día la visión geopolítica supera la contradicción entre conservadores y progresistas, y la eurocéntrica o italocéntrica del Vaticano".  

por:  Lilian Olivares
sábado, 16 de marzo de 2013
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

"Soy un católico pecador", dice Cuadra, y recuerda su pasado en la UDP

Retirado totalmente de la actividad pública, hay algo que se intuye que le pesa: su distanciamiento de las aulas, donde se movía desde el año 1983, cuando el ex subsecretario del Interior del gobierno de Ricardo Lagos, Jorge Correa Sutil, era decano de Derecho en la Universidad Diego Portales y lo invitó a incorporarse como profesor.

Después, cuando el actual rector, Carlos Peña, asumió el decanato, continuó haciendo clases. Sólo dejó de impartirlas cuando se desempeñó como embajador en el Vaticano.

-Yo a Carlos lo conozco hace muchos años. Siendo yo profesor, él era mi decano, y conmigo fue muy respetuoso de mi libertad académica, incluso me estimuló a desarrollar áreas de trabajo académico, seminarios sobre la noción de Estado en los siglos XV, XVI y XVII, la idea de soberanía en la formación del Estado moderno. Luego me dio la oportunidad de trabajar temas específicos, como cuestiones jurídicas en literatura griega clásica, de manera que yo, como profesor, tengo un reconocimiento muy especial por el modo en que Carlos dirigió, como decano, la Escuela de Derecho.

En 2004, el consejo directivo le pidió a Cuadra que asumiera la rectoría de la UDP, que había dejado vacante Luis Montt Balmaceda. Cuadra nombró a Carlos Peña su vicerrector. Al año siguiente, los ánimos comenzaron a encenderse en contra del rector Cuadra. Era 2005 y habían trascendido unas declaraciones suyas sobre los años en que fue ministro de Pinochet, y fue llamado a los tribunales de justicia para interrogarlo sobre sus dichos.

-Pero todos supieron siempre que usted trabajó en el gobierno de Pinochet. ¿Por qué la pólvora se encendió en 2005?

-Yo incluso hice clases en la Universidad Diego Portales siendo ministro. Pero hubo un grupo de profesores que emitió una declaración pública y comenzó a mover el tema, al que se sumaron los estudiantes. Creo que en la generación de ese clima influyó mucho Manuel Montt.

-En ese tiempo, Carlos Peña era de su plena confianza.

-En ese conflicto, Carlos me apoyó y después cambió de punto de vista. Dicho a la huasa, creo que el diablo metió la cola.

Carlos es de una altura y de una densidad intelectual muy notable. No tengo ni una queja, al contrario. Yo creo que una de las pocas tonteras suyas fue haberse dejado llevar por Manuel Montt en ese momento. No puedes, en una crisis, decir que apoyas a tu rector y de un día para otro decir que no lo apoyas. Dio una entrevista a El Mercurio un domingo, apoyándome, y al domingo siguiente, en La Nación, me condenaba. Yo no estoy enojado con él. A Carlos lo quiero mucho como persona. y conmigo fue de un respeto intelectual total.

Cuadra se vio obligado a renunciar a la rectoría. Su sucesor fue el propio Carlos Peña; a diferencia de él, un agnóstico que ha hecho célebres columnas criticando el mundo católico.

-Desde luego, Carlos no es creyente. Sabe identificar muy bien la debilidades, los vacíos, las opacidades de la Iglesia, y pone el dedo ahí. Ahora, creo yo que ha ido fijando una regla que el día que le toque a él va a caer desplumado. No puedes ir de Saulo por el mundo, sin que alguna vez te caigas del caballo. Yo creo que él tiene algo de esos revolucionarios franceses del siglo XVIII...

Han conversado alguna vez por teléfono, y quedaron de juntarse.

Con quien se encontró no hace mucho fue con Manuel Montt Balmaceda. Fue en un gimnasio.

-No lo vi cuando llegué, y me puse a su lado en una bicicleta. De repente apareció como levantando la cabeza cerca mío y me dijo: "¿Usted hace mucho tiempo que hace ejercicio?". Sí, le contesté, tengo un problema a la columna, así que debo hacer gimnasia. Entonces, me miró y me dijo: "Pancho, ¿tú me reconoces?". Sí, sí, lo reconozco. "¿Cuándo me vay a perdonar?" Ya está perdonado desde el principio, don Manuel.

-¿Cuál es hoy su relación con la Iglesia? ¿Cómo se define?

-Yo soy un católico pecador. Es la realidad humana.

Está algo "más grande", como dicen en Argentina a las personas mayores.

Más grande que cuando las mujeres le pedían autógrafos y los hombres imitaban su marco de lentes, porque el ministro secretario general del gobierno de Pinochet entre 1984 y 1987 tenía, al asumir el cargo, 30 años y un look muy atractivo.

Siguió teniéndolo, pero con una estampa aún más elegante, cuando fue embajador de Chile en el Vaticano, entre 1987 y 1990, aunque entonces se le veía menos. Estaba absorbido por ese mundo que lo atraía como miel a las abejas, con toda la historia de casi 2000 años y los affaires diplomáticos que cada cierto tiempo se vinculan a la capital del poder mundial de la Iglesia Católica. Por esos tiempos, recuerda, seguía la polémica por el vínculo entre el Vaticano y el Banco Ambrosiano, que quebró estrepitosamente en 1982.

A los 59 años, el abogado, ex ministro y ex rector de la Universidad Diego Portales está en otra etapa. Separado, pololea con una periodista. Sus 8 hijos tienen entre 30 y 16 años. Su hija mayor lo convirtió en abuelo de tres nietos que disfruta al máximo, siendo el mayor, José Antonio, su debilidad.

En lo laboral, se ha concentrado en su oficina, una consultora en temas de desarrollo estratégico, principalmente identidad y estrategia de marca, y planeamiento de organizaciones. Lo que, en lenguaje técnico, se llama gestión de cambio y manejo de crisis.

Conserva su pasión por la lectura y el estudio. Sigue los temas de Iglesia, de manera sistemática, desde 1982. Por eso, y porque es reconocida su capacidad analítica, no le sorprendió tanto el escogido como sucesor de Benedicto XVI, el Papa Francisco. Ya ve señales del cambio que viene, y reconoce como una revolución en un mes la que provocó Ratzinger con su renuncia.

Lo que se superó en este cónclave

La mañana del mismo día en que salió humo blanco en el Vaticano, Francisco Javier Cuadra hizo una presentación sobre el tema.

Planteó que si se producía un empate entre los dos candidatos que a su juicio tenían buenas opciones -esto es, entre el arzobispo de Milán, Angelo Scola, y el arzobispo de Sao Paulo, Odilo Scherer-, surgiría un tercero, una fórmula de compromiso, que podría ser Bergoglio (tenía luego otras dos cartas).

-¿Por qué pensó en Bergoglio?

-Básicamente porque en el cónclave de sucesión del Papa Wojtila tenía una votación muy alta. Y la fórmula de no buscar un Papa italiano, y no europeo, aparecía como una clara opción.

-Pero podría haber sido otro, el cardenal de Filipinas, por ejemplo...

-Era muy difícil, porque lo que parece haber sido superado en este cónclave es una visión italocéntrica o eurocéntrica de la Iglesia. Un atender más al hecho de que una mayoría sustancial de los católicos está en América. Por lo tanto, en una visión más contemporánea, la Iglesia, los cardenales miran hacia lo que hoy día parece ser una visión geopolítica. Es decir, así como en el cónclave del 78, después de la muerte del Papa Luciani (Juan Pablo I) se impuso el cardenal Wojtila porque la cuestión de Europa Central y la antigua Europa comunista era un tema central del mundo, hoy día el tema central y el futuro de la Iglesia pasa por América. Entonces, atender a esa realidad es afirmar un principio de proyección que supera, por ejemplo, la contradicción entre conservadores o progresistas, que supera la visión eurocéntrica o italocéntrica del Vaticano. En ese sentido, es una apuesta de futuro y proyección para las próximas décadas, muy notable.

Bergoglio, sus circunstancias y sus prioridades

Hablando del hombre escogido, y de sus circunstancias, destaca:

-Bergoglio es hijo de padres italianos, tiene la lengua italiana como segunda lengua madre, pertenece a esa cultura cosmopolita de Buenos Aires, es un hombre de formación jesuita, por lo tanto, de un rigor intelectual importante, sin ser él mismo un hombre que se haya dedicado a los trabajos de intelectualidad, sino que más bien ha estado centrado en el trabajo pastoral. Y eso significa ir a la esencia de lo que es la tarea de la Iglesia.

En cuanto al pensamiento del nuevo Papa, le llama la atención un aspecto:

-Bergoglio tiene una visión contemporánea bastante interesante, porque ha hecho una crítica de la Iglesia autorreferencial. En una entrevista de hace algunos años decía que entre una Iglesia que se accidenta en el camino hacia los hombres y mujeres de la vida real cotidiana, y una Iglesia enferma de autorreferencialidad, él prefería la primera. Y ése es un mensaje muy de fondo, que puede perfectamente dar sentido a tres prioridades que es indudable que va a tener que afrontar.

Y enumera las prioridades que estima que el Papa Francisco tiene por delante: La reforma de la curia, un modo de gobierno más colegiado, y terminar de resolver los "escándalos".

-Por eso que es tan importante que en sus primeras palabras se haya presentado como obispo de Roma y haya pedido que estuviera a su derecha el vicario de Roma. Y, además, que planteara un tema que es central en la identidad misma de los obispos, que es el obispo y su pueblo. Incluso en su discurso inicial, antes de dar la bendición él como obispo al pueblo, pide que el pueblo pida a Dios una bendición para el obispo. Y, por lo tanto, ese énfasis indica un modo más colegiado en su relación con los obispos del mundo, y desde luego con los cardenales que lo eligieron; es más de par.

"Una operación activa del Espíritu Santo"

Cuadra reparó en que el Papa, después de ser elegido, se fue en los mismos buses que el resto de los cardenales. "No fue en la limusina. Entonces, son gestos muy importantes".

-Están cambiadas las cosas con los tiempos, también en el Vaticano...

- Exacto. Es la maravilla de la Iglesia que es capaz de replantearse, rejuvenecer, de volver a sus raíces ya con casi dos mil años. No hay ninguna institución en toda la historia de la humanidad que haya tenido esa capacidad. Y ese es esfuerzo de los hombres pero, en una mirada de fe, es una operación activa del Espíritu Santo.

Dice que la tercera prioridad que tiene el Papa, en cuanto a tratar de resolver el trabajo profundo que hizo el Papa Ratzinger en la resolución de lo que llama "los escándalos", tiene varios aspectos:

-Desde luego, todo lo que se refiere a las cuestiones de moral sexual del clero, que por todo el mundo ha tenido expresiones a veces tan dolorosas. En segundo lugar, todos los temas de lo que él mismo ha llamado con anterioridad "los defectos más graves de la Iglesia": la vanidad, el ventajismo, el carrierismo , la búsqueda, por etapas, de poder, en que se pierde de vista la labor de servicio a la Iglesia evangelizadora, por la sobreposicion de los intereses individuales.

Indica que en este "capítulo" de los escándalos está también todo el tema de la gestión de las finanzas del Vaticano, y el rol que ha desempeñado el IOR (Instituto para las Obras de la Religión).

-Es muy probable que en el curso de las próximas semanas y meses, en la medida que él vaya haciendo los nombramientos, vaya dando luces sobre cuál es la orientación y el estilo específico de gestión que él va a tener. Por ejemplo, el nombramiento del cardenal Secretario de Estado va ser una señal muy clara respecto a su relación con instancias que son muy importantes; desde luego, la conformación de su equipo de trabajo: el prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe, el prefecto de la Congregacion de Obispos, principalmente. Se va a notar el sello que quiere imprimir a su trabajo.

Los grandes problemas por la "italianización de la curia"

También considera importante la relación que tendrá el Papa con la Conferencia Episcopal Italiana.

-Es interesante observar que una parte de los problemas más graves que explican, en cuanto a dificultades, las condiciones que hacen al Papa Ratzinger examinarse y llegar a la conclusión, como dijo él, en conciencia, que no tenía las fuerzas para enfrentar los desafíos que la realidad le planteaba, esas dificultades que afectaron al Papa Ratzinger provienen en gran parte de contradicciones, enfrentamientos, tensiones, rivalidades entre obispos y cardenales italianos.

-¿Sodano versus Bertone?

-Sodano-Bertone. Y ahora se sabe que Scola fue principalmente objetado por otros cardenales italianos. Entonces, si uno piensa que solamente de los 115 electores que concurrieron, 28 eran italianos, hay una clara desproporción entre dónde están los católicos del mundo y las instancias de gobierno central de la Iglesia. De los 28 cardenales italianos, 9 son residenciales y el resto curiales. Entonces, la Iglesia contemporánea, creo yo, con el nombramiento del Papa Francisco ha dado un paso gigantesco hacia una visión más global de la Iglesia, que no tiene por qué ser necesariamente italiana.

Recuerda que el hecho de estar en Roma fue una meta de San Pablo y San Pedro, porque era el lugar central del mundo en la época en que la Iglesia surge en su fundación por Jesús.

-Pero hay que recordar que ellos eran judíos en Roma, fueron extranjeros en Roma. Entonces, la progresiva italianización de la curia al final ha tenido los problemas que los seres humanos somos capaces de crear: rivalidades, tensiones, contradicciones, todos males que origina la ostentación del poder.

Cuadra recuerda que el Papa Bergoglio ha dicho que la tarea de la curia es de servicio: que debe servir y ayudar a los obispos en su trabajo de pastoreo a los fieles católicos del mundo, y de evangelización de las sociedades y de las culturas que no conocen o no reconocen a Cristo.

-Hay un cardenal africano que dijo que los pastores no podían estar en el monte mientras el rebaño está en el valle. Eso, naturalmente, es una figura extraordinariamente descriptiva. El pastor debe estar con su rebaño, cuidarlo y guiarlo. Si no, el rebaño se dispersa, se asusta, toma otras referencias y, en definitiva, vaga sin sentido. Y la tarea del obispo es ayudar a dar sentido a la vida cotidiana del rebaño. En eso, si uno mira la trayectoria del Papa Bergoglio, es ejemplar.

"El efecto real que produce Ratzinger: adelantar su muerte"

-La renuncia misma de Ratzinger, ¿usted cree que cambia la concepción de la imagen del Papa?

-Yo creo que tiene muchas facetas. Una que importa mucho es que concentra la visión del papado en lo que es fundamental; vale decir, una persona, un cardenal que es llamado a un pontificado, que ha sido una monarquía de carácter absoluta pero muy particular. Que se ha tenido en la práctica como vitalicia, pero que él pone el acento en la capacidad de servicio, y el Papa estima que, como persona, no tiene la fuerza para cumplir adecuadamente ese servicio. Y en la visión antigua, el efecto real que produce el Papa Ratzinger es adelantar su muerte. Y por eso los compromisos que firma junto con su renuncia: dedicarse a la oración, concentrarse en lo que él llama la última etapa del peregrino en la oración y, antes de la elección de su sucesor, prometer obediencia al nuevo Pontífice. Con ello, la figura pontifical, como institución que establece Cristo en San Pedro con la figura de las llaves, permanece inalterada; quien pasa es la persona humana que en un minuto determinado la encarna.

Se detiene en una reflexión:

-Si uno piensa, desde el 11 de febrero hasta ahora, en prácticamente un mes el Papa Ratzinger produjo una revolución, que consiste en haber acelerado los tiempos de cambio de la Iglesia, de rejuvenecimiento, el ingreso de una visión novedosa, que cambia el centro de gravedad y, por lo tanto, produce fuerzas y energías nuevas en lo fundamental, que es la evangelización. Entonces, el centro de gravedad ya no está en los VatiLeaks ni en los conflictos de poder de los cardenales italianos, ni en los expedientes de pedofilia u homosexualidad, sino que el centro de gravedad se pone en una visión nueva, innovadora, renovadora de la evangelización, que es lo central.

-En definitiva, ¿deja de ser tan monárquica la estructura del Vaticano en función de las señales que está dando el nuevo Papa?

-O sea, en función de la colegialidad, claro. Pedro tiene un primado entre los apóstoles, pero el propio Papa Bergoglio ya ha dado señales clarísimas de tener una visión y una praxis de la colegialidad mucho mayor.

Señales de democratización del Vaticano

Cuadra repasa el momento exacto de la aparición de Francisco ante la multitud en la Plaza de San Pedro, el miércoles.

-El Papa Bergoglio aparece a la ventana de la loggia y mira hacia la Plaza y se queda como pétreo, con los brazos abajo, contemplando la plaza y oyendo a la multitud. Pasan segundos larguísimos antes de tomar la palabra. Mira de frente y lo que tiene que comenzar a enfrentar de ahí en adelante, después de la elección. Sin duda, por su personalidad y su trayectoria, debe haber meditado qué iba a decir, y sus palabras comienzan a dar todo un mensaje que hay que saber descifrar: "Buenas tardes". "Gracias". Pide la bendición de los fieles, que oren por Benedicto XVI. Implora a Dios que lo bendiga y lo proteja, y a la Virgen que lo custodie.

En vez de abrir los brazos, se inclina hacia la gente.

-Un Papa hijo de inmigrantes, una realidad absoluta en el mundo contemporáneo, que vive pobremente, que no usa las formalidades solemnes de las cosas no esenciales del servicio episcopal, que ve su propio servicio doméstico. Que cocina y anda en metro. Socio honorario del San Lorenzo de Almagro....

-De alguna manera se advierte una "democratización" del Vaticano, ¿no?

-Sí, en el sentido que reconoce la globalidad de la Iglesia, se reconocen los pesos específicos actuales del pueblo católico, se acelera una transición hacia una universalidad efectiva, que muy probablemente en las próximas semanas se va a hacer visible con la elección del equipo del Papa Francisco.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Nacional

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img