Nacional
Compartir | | Ampliar Reducir

¿Cómo se convive con animales feroces? Las temibles aventuras de 5 chilenos "salvajes"

por:  Gustavo Arismendi C./La Segunda
viernes, 03 de agosto de 2012

Con tres disparos, el domingo recién pasado fue abatido "Pampa", un tigre blanco del Zoológico Metropolitano, tras herir de gravedad a su cuidador, José Silva, e intentar escapar. El protocolo de seguridad del recinto así lo exige ante la amenaza de un animal salvaje.

Enterados de este violento incidente, cinco profesionales contaron a "La Segunda" sus propias experiencias con fieros animales que, en cualquier minuto, pueden perder el control.

A Isabel la atacó un JABALI: "No hay que creerse superior"

Si hay alguien que sabe de vida salvaje, esa es Isabel Behncke.

Como primatóloga, actualmente vive en Oxford... investigando a quienes ella llama "nuestros primos", los bonobos, unos chimpancés más evolucionados. Para sus estudios, sin embargo, ha debido vivir algunas temporadas en el Congo, Africa, observando el comportamiento de los monos como parte de su tesis doctoral. Sus descubrimientos en la materia han sido mundialmente reconocidos. Nadie como ella, entonces, para explicar cómo se debe actuar en plena jungla... enfrentados a peligrosos animales.

"El error básico que comete el ser humano al enfrentarse a lo salvaje es creerse 'superhombre', la ilusión de que estamos por sobre los animales", asegura Isabel, al otro lado del teléfono. "Cuando vives en la naturaleza tanto tiempo, te vuelves más humilde, te das cuenta de que tenemos las mismas necesidades y peligros que el resto de los animales que ahí viven. Cuando uno se cree invencible, se cometen los grandes errores... y conocemos nuestras verdaderas limitaciones".

¿Su mejor consejo? Jamás interponerse entre una madre y sus crías, y nunca sorprender a depredadores: "Si estás en presencia de uno, correr es lejos la peor idea. Te conviertes inmediatamente en su presa".

Isabel ha sobrevivido a dos ataques de animales salvajes. Una vez "estaba mirando con los binoculares arriba de un árbol y escuché un siseo agudo... veo a mis pies y tenía a 10 centímetros una serpiente en posición de ataque. ¡ Heavy ! Me atacó pero no me mordió, porque alcancé a saltar hacia atrás".También la atacó un jabalí: "Son súper territoriales y agresivos. Me embistió en el muslo con su cuerpo. ¡Por suerte! Hubiera sido fatal si me agarra con el colmillo". La mejor forma de protegerse, revela, es "aprender de la fauna local (...) A veces lo más peligroso puede ser lo menos esperado, como una araña o un mosquito". Isabel espera volver al Congo el próximo año, donde filmará un documental para la BBC.

Esteban cuida LEONES: "Hasta jugando dañan"

Esteban Idalsoaga es el encargado de cuidar a los animales del popular Buin Zoo. Entre ellos tiene a cargo a los cuatro leones africanos.

"Meterse a su sector sin revisarlo todo, previamente, sin fijarse en el cartel o en que los cubiles no estén bien cerrados, son riesgos que no pueden dejarse al azar", cuenta. Y añade que, aunque hay que atravesar 5 puertas antes de llegar a la zona de los animales, siempre "hay que estar bien concentrados".

"El animal salvaje siempre va a ser salvaje, aunque uno los críen de cachorro. Nunca hay que confiarse y jamás tener contacto directo. Nos ganan en tamaño, tienen más fuerza y métodos de ataque más poderosos. Ellos están diseñados para matar. Hasta jugando hacen daño", asegura. ¿Cómo lo hacen cuando deben atender médicamente a los felinos? El veterinario siempre trabaja detrás de una malla de protección, se les distrae con carne... "y acercamos hacia nosotros su cola con un gancho, para sacarles sangre o aplicarles anestesias o antibióticos", explica Idalsoaga, quien nunca ha sufrido un accidente laboral.

A Luis lo mordió una VIBORA: "Fue mi culpa"

Luis Andaur -quien hoy trabaja como guía en el reality Amazonas de CHV- se considera un "adicto a los animales", a pesar de que ha corrido grandes riesgos en sus decenas de expediciones salvajes.

"Lo esencial es nunca subestimar a un animal, por muy pequeño que sea", cuenta desde Iquitos, Perú. Y agrega: "Si no conoces una especie, hay que ignorarla. Si estás frente a mamíferos peligrosos, hay que pasar lejos de ellos. Si te encuentras de frente con ellos, mostrar decisión y dominio".

Los animales, cree, "nunca tienen la culpa cuando atacan. Eres tú el que entró en su hábitat, por tanto él no debe pagar por ello el precio de tu osadía". Entre sus experiencias, Andaur capturó a una anaconda gigante (de 2,5 metros) en Venezuela... y fue mordido por una víbora venenosa en otra ocasión: "Asumo el error, fue mi culpa. Debes anticiparte a lo peor... pero eso sólo se aprende en la vida salvaje".

Alfredo huyó de un ELEFANTE: "Estuvo cerca"

Cuando era conductor del programa "Brigada Animal", las aventuras del entomólogo Alfredo Ugarte casi terminan en tragedia cuando la elefanta "Kenia", del zoológico de Mendoza, perdió la paciencia... y quiso ponerle un pie encima.

"¿Cómo sobreviví? Como profesional ya sabía dónde estaban mis puntos de seguridad. Entonces hui. Eso sí, estuvo cerca...", recuerda Ugarte. Y añade, entre risas, que según expertos del Discovery Channel -quienes realizaron un análisis del ataque-, "quedó clarísimo que yo era un idiota porque no lograba interpretar las señales del elefante que me decían 'no te quiero aquí'. Determinaron que la frecuencia de mi micrófono la molestaba, más cuando hablaba. Me quería matar".

Como conductor del programa "Bitácora de viaje" de canal 13C, Ugarte asegura que es fatal "humanizar a los animales, pensar que sus actitudes pueden ser similares a las nuestras (...) La presión de tener que adaptarse es tan grande que cualquier sorpresa los puede enfurecer".

Carlos es domador de TIGRES: "Es jugar con fuego"

Los tigres del circo «Los Tachuelas» son casi tan famosos como sus payasos.

Para Joaquín Maluenda, tony y adiestrador de profesión, los 11 tigres que viven en su criadero -en sus 3 hectáreas se pueden encontrar también monos, leones, ponies, llamas y hasta un jabalí- son un miembro más de su familia. "En un futuro, el circo será sin animales", confiesa.

Maluenda asegura que con los tigres "hay que tener confianza y desconfianza al mismo tiempo. El felino nunca pierde su instinto. Puede venir a atacarte y luego le baja el remordimiento".

El domador durante los shows ante público es Carlos Rojas , quien confiesa que su labor "es como jugar con fuego. Siempre tengo a un ayudante que está atento ante cualquier salida de libreto. El adiestramiento tiene que ser con respeto... de hombre a animal, pero como amigos. Así, si llegasen a atacarte, no será algo mortal".

El momento más peligroso para acercarse a un tigre, comenta Carlos, es cuando están comiendo: "Ahí adquieren otra personalidad, defienden su alimento. No dejan que nadie se acerque. Hasta hay que separarlos para que no se hagan daño entre ellos", dice Rojas.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Nacional

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img