Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Los Ossandón: Ximena y Manuel José "Gozosos" con su crianza, indignados con lo "reguleque"

El "Cote": "Yo soñaba con ser rico, tener hartas lucas... hasta que mi papá me pidió que fuera candidato a alcalde por Pirque". La "Nona": "Yo entré a la política después de tener 9 hijos... Me impulsó una numeraria" del Opus Dei.  

por:  Lilian Olivares
sábado, 21 de abril de 2012
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

Cuando nació Manuel José Ossandón, lo esperaba un completo ajuar rosado.

Es que doña Ximena Irarrázaval Correa ya tenía a Roberto, Rafael e Ignacio y en su cuarto embarazo soñaba con dar a luz a una niña. Y apareció el "Cote". Un año después vino, al fin, la niñita: la "Nona".

Ximena Ossandón cree que su apodo se originó porque "de chiquitita debo haber sido monona, pero después quedé solamente en el nona".

El Cote y la Nona salieron ruidosos, como la mamá.

Paradójicamente, fue el papá, el introvertido agricultor Roberto Ossandón Valdés, quien lanzó a la arena política a su hijo, y una numeraria del Opus Dei la que le dio el empujón a su hija.

Manuel José quería ser rico. Alcanzó a hacer unas cosas de rico hasta que, obedeciendo a su progenitor, se convirtió en alcalde casi permanente: primero en Pirque (1992-2000) y luego en Puente Alto, la comuna con más habitantes del país: 720 mil.

Su hermana Ximena estaba cumpliendo las expectativas de su círculo como madre de 9 hijos, un buen matrimonio con el ingeniero civil Luis Hernán Paul (MBA del MIT, socio de una conocida consultora) y como activa colaboradora en obras sociales, cuando, contra todas las críticas de su medio social, se volcó al terreno de su hermano. Fue concejal por Lo Barnechea y el 2010 Piñera la nombró vicepresidenta de la Junji, donde se vio forzada a presentar su renuncia dejando como recuerdo una frase para el bronce: la del sueldo "reguleque". Hoy, persistente, está a punto de volver al campo de batalla.

Ximena y Manuel José son dos de los seis hermanos Ossandón Irarrázaval, que han dado a sus padres 42 nietos, muchas alegrías y también... dolores de cabeza.

Les regalaban chanchos para el cumpleaños

La madre era dueña de casa y microempresaria. Partió con una pila de cobre y un cucharón de madera, haciendo manjar. Después fueron ella, el jardinero y dos pailas. Terminó con una fábrica automatizada , produciendo "el único manjar que es pura leche y azúcar", destaca el alcalde.

Si no era el manjar, eran los chanchos, detalla Ximena, indicando que su madre tenía el emprendimiento en su ADN. "Mi mamá le compraba la leche a mi papá y hacía mantequilla. Y con el suero de la leche alimentaba chanchos. Para los cumpleaños nos regalaba un chancho".

Crecieron en la casa del campo en Pirque, hasta que la madre se salió con la suya y logró que la familia tuviera un departamento en Santiago, para lo cual hizo que toda la familia ahorrara.

Ximena estudió en el Colegio Los Andes y Manuel José en el Tabancura. El "Cote" era tan desordenado que un día la madre, en su desesperación, partió a hablar con el inspector, don Ulpino Baranda. Y quedó perpleja cuando éste le dijo: "Mire, señora, tiene que quedarse tranquila porque este niño tiene un corazón tan grande que lo va a llevar lejos en la vida".

En la etapa escolar, fue Ximena quien ocupó cargos de liderazgo y la eligieron presidenta de los alumnos. Manuel José sacaba un voto: el suyo.

Encontraba "rasca" ser alcalde

-Usted, Manuel José, ¿a qué aspiraba? ¿Cuál era su sueño?

-Yo soñaba con ser rico, tener hartas lucas. Hasta que mi papá me pidió que fuera candidato a alcalde por Pirque.

Tenía 29 años, era técnico agrícola con diplomado en administración de empresas y ya estaba casado con Paula Lira, con la que hoy tienen 8 hijos.

-¿Y por qué su padre le pidió eso?

-Es que yo tenía un cuento muy piola. Ayudaba a enfermos. Más de una vez me hice pasar por doctor. Una vez me llamó la señora de Pepino, un trabajador que vivía donde los Ortiz. Era chofer de ambulancia de la Municipalidad de La Ligua. Estaba desesperada porque le había dado algo al corazón y lo habían llevado al Hospital de La Ligua "Ayúdeme porque mi marido se va a morir ahí", me dijo. Tengo un tío que es médico y que me ayudaba siempre en estos casos, pero esa vez no lo pude ubicar. Llamé a Urgencia de La Ligua, dije que hablaba el doctor Ossandón (hay dos médicos Ossandón) y pedí el pase para llevármelo al Hospital Dr. Sótero del Río. De ahí lo saqué al Hospital de la Universidad Católica, y se salvó.

En otra ocasión, la esposa de un trabajador en Pirque lo llamó porque su marido se había tirado del tercer piso del hospital para arrancarse, porque no quería que le cortaran la pierna. Manuel José intervino y pidió que le hicieran una resonancia. Esta reveló que el problema lo tenía el hombre sólo en un talón, de modo que salvó su pierna.

Sus casos suman y siguen. Por eso, su padre, que era presidente de la Asociación Gremial de Agricultores, con buen ojo político, pensó que el hijo sacaría muchos votos. Lo primero que respondió el Cote cuando el papá le planteó esa idea fue: "¡Cómo se le ocurre, si esto es lo más rasca que hay!" Pero terminó haciéndole caso, y empezó a recorrer la zona haciendo campaña. Por primera vez, dice, se dio cuenta de la verdadera pobreza. Y le fue bien. Ganó. Entonces le dijo al papá que ya había cumplido y "bueno, ahora sáqueme de esto. Que el segundo vaya". Se refería al segundo candidato.

Don Roberto le respondió: "Cuando un Ossandón da su palabra, la cumple".

Así fue como se convirtió en alcalde.

-¿Qué cosas de rico alcanzó a hacer antes de dedicarse al servicio público?

-Jugué polo y corrí en moto.

El anduvo buscando pega y se contactó con headhunters

Lo dice sin complejos, así como recuerda una frase de su abuelo Máximo Valdés Fontecilla: "El siempre decía que la política era un deber".

Ximena comenta:

-¿Sabís, Cote? Siento muy actual eso que decía el tata.

Y la política, para ella, se transformó en el servicio social con los pobres.

-Nosotros nunca percibimos el tema social con amargura. Por el contrario. Tuvimos la suerte de vivir en una familia a la que nunca le faltó nada, que fue austera. Mi papá plantaba melones y mi mamá nos daba melón de entrada. "No hay nada más fino, decía". De postre, también melón. Se comía lo que había.

-Y la acción social, ¿la veían como paternalismo, que solía darse en el campo con los inquilinos?

Contesta Nona:

-Es cierto que el primer sentimiento que aflora es la protección.

Cote:

-Yo creo que la única manera que la gente surja es por su propio empeño. Los dos hijos de mi nana son profesionales universitarios, y cada uno tiene su auto.

Con su conocimiento de la calle, como le llama, Manuel José comenzó a trabajar en la alcaldía. Lo primero que focalizó fue la necesidad de la gente por tener su vivienda. Asegura que en Pirque nunca se había construido.

-¿Y cómo lo hizo usted?

-Con un grupo de 90 familias creamos un comité de allegados para hacer el primer villorrio de Pirque. A la gente le dije: "Hay que trabajar, ponerle empeño y pedirle a Dios que nos ayude. Pero yo les pido una cosa: Si esto sale, yo le pongo el nombre al villorrio". Le puse el nombre de mi padrino, Patricio Gana Lyon, que murió justo ese año.

Lo reeligieron y en su período se levantaron más de mil viviendas, señala.

Hasta que, después de 8 años en la alcaldía de Pirque, decidió cerrar la etapa.

-Tomé contacto con unos head hunters . Estaba buscando pega cuando me topé con una señora muy pobre que me dijo: "Usted debe ser el próximo candidato de Puente Alto". Yo, antes que a la política, quiero a la gente. Decidí pensarlo.

Se juntó a almorzar con el socialista Sergio Roubillard (falleció en 2011), bastión de la comuna, alcalde por dos períodos, quien, pese a ser del ala opuesta, le dio su apoyo pensando que ayudaría a Puente Alto así como lo había hecho con la gente humilde de Pirque.

Y el "Cote" se lanzó en campaña. Pero al poco andar, recibió un llamado de Roubillard "en muy buena onda", diciéndole que se había arrepentido y que iba nuevamente a la pelea: A lo que el "Cote" le respondió: "No te preocupes, porque te voy a sacar la cresta igual".

Lo dobló. Y luego volvió a ser elegido en Puente Alto, con el 70,01% de apoyo. "Tengo una encuesta de hace dos semanas que indica que si la elección fuera el domingo saco el 82%", dice totalmente convencido de su poder popular.

Con 20 años en la arena, Manuel José siente que tiene piso para decir lo que piensa, aunque dispare a veces para todos lados y provoque las reprimendas de su madre, que acude al municipio a retarlo. Tiene un estilo acampado similar al del presidente de su partido, Carlos Larraín, y un modo de ser alcalde en terreno como el DC Claudio Orrego.

Ximena se lanzó más tardíamente a la política. "Siempre estuve trabajando al alero de mi hermano", cuenta, y él detalla que ella le consigue las platas con sus contactos, para apoyar los programas sociales, y detecta problemas visitando a la gente. "Uno hace de puente", sintetiza la hermana su tarea.

La " caída" de su hermana en la Junji: "una chabchada"

Dejó de ser sólo un puente cuando una numeraria del Opus Dei, movimiento al que pertenece y donde ha encontrado apoyo para encausar su impulsividad, le planteó que había llegado el momento que asumiera tareas más amplias, a nivel de país. La "Nona" se mostró sorprendida. ¿Cómo lo voy a hacer con 9 hijos?", preguntó. La numeraria le hizo ver que su familia funcionaba.

-Es que cuando uno tiene familia numerosa, la estructura funciona sin que necesariamente esté la madre encima. Siempre hay un hermano, nunca los hijos están solos-detalla ella.

Estaba acostumbrada a desarrollar múltiples actividades, incluso después de tener a sus 9 hijos decidió seguir estudiando para no quedarse sólo con Pedagogía, y realizó un MBA en la Escuela de Negocios de la Universidad de Los Andes.

Hiperactiva igual que su hermano, siguió el consejo de la numeraria con entusiasmo.

Cuando en 2010 la nombraron vicepresidenta de la Junta Nacional de Jardines Infantiles, un frente clave que tuvo gran desarrollo en tiempos de la Presidenta Michelle Bachelet, de llegada provocó polémica. Puso una virgen a la entrada del edificio de la Junji, representando lo que en su fe católica es la imagen de la Gran Madre. Desde su punto de vista, tenía una lógica imbatible. No obstante, los tiempos no estaban para esas expresiones, sobre todo cuando hubo sectores de izquierda que miraron con escozor que una mujer del Opus Dei llegara al lugar que había ocupado la amiga personal de Bachelet, Estela Ortiz, viuda de Manuel Parada, el profesor comunista asesinado durante el régimen militar.

Ximena Ossandón sabía que iba contra la corriente, pero, segura de sí y combativa como es, no trepidó en seguir exponiendo su manera de ver la vida, sabedora de que era objeto de críticas.

El problema insoslayable se presentó cuando no postuló a tiempo a la Alta Dirección Pública. Dice que quienes debieron avisarle no lo hicieron. Su hermano Manuel José piensa que le hicieron una "chanchada". Estima que querían sacarla de escenario porque estaba haciendo un ruido que no gustaba en La Moneda. El caso es que esto trascendió y ella quedó expuesta en su propia "trampa": twitter, la red donde tenía activa participación.

Hoy cuenta cómo se gestó la frase que la catapultó en las redes sociales. Era diciembre de 2010 cuando un publicista, a quien no conocía, le escribió un tweet criticándola en forma áspera. Entre otras cosas, le escribió: "Te pagan para hacer bien la pega en Junji y no por dar declaraciones públicas". Ella, suelta de lengua, le respondió: "Mi pega la he hecho bastante bien, ahora... la paga es bastante reguleque !! Sniff...''.

@NonaOssandón, como se identifica en twitter, dice que el texto seguía en otro twitt, y ahí se refería a los sueldos "reguleques" de las funcionarias de Junji. De cualquier modo, aclara, no intenta justificarse. Reconoce que cometió un error de forma, pero no de fondo ni menos en su trabajo en la Junji. Y cuenta que días después se comunicó con ella el publicista, quien lamentó lo sucedido y le confesó que nunca dimensionó las repercusiones que podía tener ese diálogo en las redes sociales.

Ximena Ossandón salió del Gobierno lamentando la falta de apoyo de éste. A los 15 días sufrió una mielitis (inflamación de la médula espinal que puede tener graves consecuencias) que la dejó fuera de "combate" por un tiempo. Asegura que no fue consecuencia de la tensión del momento.

Los Ossandón no se amilanan. Mientras él se alista para las senatoriales, Ximena quiere ser... alcaldesa.

 La "Nona" se apronta a competir por Macul y el "Cote" aprueba: "Puyol es un caballero y eso me garantiza que la campaña va a ser limpia"

"La vida es una rueda", reflexiona Manuel José, recordando el duro momento que vivieron con lo del sueldo que Ximena patentó como "reguleque".

-Para mí fue muy duro que nadie la defendiera. Porque ella asumió su error y renunció. Pero a mí me hubiera gustado que el entonces ministro de Educación, Joaquín Lavín (la Junji depende de Educación), se hubiera pronunciado.

Ximena reconoce:

-Yo cometí un error, pero no un pecado capital. Fue una frase desafortunada. Me saqué la cresta durante los seis meses que trabajé en la Junji. Gracias a ese trabajo, he hecho muchas redes con gente de la Concertación con quienes tenemos objetivos comunes. A mí me gusta la política.

Por eso, comenta que le sorprende que en La Moneda haya tanta gente que se presenta diciendo de partida que es técnico y no político, como si ser esto último fuera algo negativo.

Sobre el punto, Manuel José Ossandón está convencido de que ahí radican los problemas de Sebastián Piñera:

-Este gobierno tiene problemas políticos serios porque le falta calle. No hay Harvard que te compita con la calle.. ¿Por qué se cayó el Transantiago? Porque nadie pensó que el viejo que se subía en Vitacura se quedaba dormido hasta bajarse en Puente Alto. Ahora se tiene que bajar cuatro veces y no puede dormir. Tampoco pensaron, cuando focalizaron al extremo los subsidios, que la gente necesita tener esperanza de que puede aspirar a la casa propia. Vayan a las poblaciones y van a ver que la gente está igual que antes, la droga se los está comiendo, y la delincuencia los tiene locos. Ojo, no sólo de pan vive el hombre.

-Eso de que les falta calle, ¿no es para usted un tema por el hecho de que en lo personal tiene harta calle y no doctorado?

-No tengo tema con eso. El punto es que gente del tercer piso convenció al Presidente que necesitaba profesionales, técnicos para enfrentar la emergencia del terremoto. Y ahí quedó la grande.

Ximena concluye:

-En definitiva, los dos tienen que ir de la mano: el técnico y el político. Pienso que después de dos años el Presidente lo tiene un poco más claro.

Luego dice:

-Ahora Renovación Nacional le ofrece a Ximena la posibilidad de ser candidata a alcaldesa por Macul.

-A usted, Ximena, ¿la intimida competir con el bastión democratacristiano en esa comuna, donde Puyol ha sido alcalde electo por 4 periodos?

-Es que a mí me gustan las batallas grandes. Para eso estamos. Yo estoy dispuesta a dar cualquier pelea.

-Y a usted, Manuel José, ¿no le preocupa?

-Es porque don Sergio Puyol es un caballero y eso a mí me da una garantía de que la campaña va a ser limpia.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img