Economía
Compartir | | Ampliar Reducir

Pangasius, el pez vietnamita que se instala en las mesas chilenas

En 2012 se importaron 2.642 toneladas de la especie que crece en uno de los ríos más contaminados del mundo. Las instituciones fiscalizadoras chilenas aseguran que el producto cumple con todas las normas de entrada al mercado local.  

por:  Diego Jerez V.
miércoles, 07 de agosto de 2013
Pangasius Mekong

En las redes sociales se cuestiona el nivel de contaminación del río Mekong (arriba), donde se produce el pez (abajo).


Foto Reuters/ Archivo

Rubén está de compras en un supermercado. Pasó con su hijo después del trabajo en busca de ofertas, porque "es fin de mes y el sueldo de profesor no es muy abultado". Lleva pocas cosas en el carro, pero acaba de sumar una bolsa con medio kilo de filetes de pescado congelado. Los eligió porque estaban baratos. "Es rico, ya lo probé una vez", dice. En la etiqueta se lee pangasius.

El nombre del pescado no es muy común. Antes se conocía como blanquillo, pero el Ministerio de Salud ordenó que primara el nombre original para evitar confusiones. El blanquillo, aunque tiene un aspecto parecido, es un pez distinto.

El pangasius atraviesa medio mundo para llegar desde su natal Vietnam a los supermercados chilenos. Y su fama no es de las mejores, pues su cultivo se realiza en el río Mekong, uno de los más largos y más contaminados del planeta. En internet es posible encontrar páginas que advierten sobre los altos contenidos de arsénico presentes en el río, lo que -se dice- posiblemente contaminaría a los peces que tardan ocho meses en ser "cosechados" cuando llegan a su talla de kilo y medio.

En Chile cumple con las normas de salud

Sin embargo, el pangasius cumple con los estándares de calidad que la autoridad chilena le exige a cualquier producto marino que ingresa al país, y hasta ahora se vende sin problemas.

En el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) afirman que "la entidad exige el Certificado de Acreditación de Origen Legal, que atestigua que el producto fue extraído y procesado cumpliendo la normativa nacional e internacional vigente". Una vez que el producto es declarado para consumo humano, "es el Ministerio de Salud el que debe certificar su calidad mediante análisis sanitarios y bacteriológicos para autorizar su comercialización", agrega.

La institución encargada de fiscalizar al pangasius en Chile es la Seremi de Salud Metropolitana . Su titular, Rosa Oyarce, explicó lo que hace la entidad para garantizar la salubridad e inocuidad del producto.

-¿Es efectivo que el pangasius crece en uno de los ríos más contaminados del mundo?

-No podemos decir si crece o no en uno de los ríos más contaminados del mundo. Aquí es muy importante establecer que tenemos una norma, y en la medida en que se cumpla con todo lo que se pide en el ingreso al país, no podemos entrar en mayor exigencia.

-¿ Qué es lo que saben de este pescado y sobre su cultivo? ¿Qué información manejan?

-Que son de agua dulce, pero mayores antecedentes no tenemos. Mientras las certificaciones del país de origen, más las certificaciones sanitarias, y las inspecciones que hacemos en el país, estén bien, con eso nos damos por satisfechos. Eso es más que suficiente por el momento.

En abril, la Seremi realizó una inspección en diez supermercados, donde compraron las distintas alternativas de pangasius que estaban a la venta. El resultado fue positivo: mostró niveles menores a los permitidos en mercurio, arsénico, cadmio y plomo.

Además, hay inspecciones bacteriológicas que miden la contaminación del pez una vez que el producto va a ingresar al país. Este año se han registrado 49 solicitudes de internación y sólo en una se encontró una bacteria, y se prohibió el ingreso de esa partida.

La Seremi fiscaliza a las procesadoras de pescados y mariscos constantemente, y el año pasado se registraron 1.501 visitas a distintas plantas procesadoras.

Una de las empresas que lo comercializa en Chile en su versión congelada es Blumar, a través de su marca El Golfo. Consultado su gerente de marketing, Jorge Massiff , aseguró que "comercialmente el producto es fantástico, pero en las redes sociales comenzó a rondar un mail que hablaba de que el pescado tenía contaminantes, pero eso es completamente falso. El pangasius es el pescado al que le piden más análisis a nivel mundial y certificaciones de calidad. La mayoría de las plantas que elaboran pangasius en Vietnam cuentan con las más altas certificaciones, ya que son exigencias que les han puesto los mercados a los que van, producto de estos comentarios".

-Acá el problema sería el río Mekong, que sería uno de los ríos más contaminados del mundo...

-Bueno, por esa misma razón se les pide tanto análisis a los pescados. Si no, no sería posible venderlo en ningún mercado, ni en los más exigentes como el europeo y norteamericano. Estamos completamente seguros de que los productos cumplen con todas las normativas y estándares internacionales.

Un total de 2.646 toneladas entraron a Chile en 2012

Al recorrer las principales cadenas de supermercados de Santiago es posible encontrar pangasius en la mayoría de sus pescaderías, fresco o congelado. En Líder de Matucana, el kilo de lomito congelado de pangasius de la marca Walmart cuesta $3.580, mientras que en el Líder de Vitacura, el valor del kilo fresco es de $5.380. En ambos casos, es incluso más barato que la merluza.

En el Jumbo de Lo Castillo también está en su versión congelada a $5.580 (marca Jumbo), mientras que las porciones frescas se ofrecen a $6.190 el kilo. Se exhiben junto a otros pescados más costosos, como el salmón y la albacora, que superan los $8.000 por kilo.

Según Sernapesca, en 2012 se importaron 2.642 toneladas desde Vietnam, casi 500 kilos más que en 2011-el primer año de ingreso-, cuando se importaron 2.152 toneladas. En lo que va del año, la importación es de 777 toneladas. De todas formas, el pangasius aun representa sólo el 1% del total de importaciones de productos del mar.

En Chile, las principales empresas importadoras son Desarrollo Oceánico Chile Ltda. (28%), Comercial Sea Garden SPA (21%), Com. Global Products Ltda. (11%) y Walmart Chile Comercial S.A. (10%). El porcentaje restante se distribuye entre otras 24 empresas, dentro de las que figura Blumar.

Rubén sigue su recorrido por el supermercado. Insiste en que al comprar, lo primero que mira es el precio y que rara vez revisa la información nutricional de las etiquetas. "Esta vez sí lo hice, porque el nombre era tan raro que quise saber su origen. Me sorprendí al ver que es de Vietnam", confiesa.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Economía

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img