Economía
Compartir | | Ampliar Reducir

¿Quiere subirse al carro de las compras en China?... La nueva tendencia online que crece en Chile

La preferencia por comprar productos directamente a un proveedor chino se ha popularizado en nuestro país. Y es que, pese a que importarlos demora más de 2 meses, el precio muchas veces es la mitad, envío incluido. Un dato: en los primeros dos meses del año ya se han importado unos US$400 millones en productos chinos que viajan por vía aérea.

por:  Alejandra Aguirre M.
sábado, 20 de abril de 2013

Tips para comprar por internet, sin perder dinero en el intento...

La Cámara de Comercio Asia Pacífico organiza cursos de importación desde China para emprendedores, a través de los cuales enseña los puntos clave que una persona debe considerar al momento de comprar por internet:


1 Ser lo más específico posible. Los fabricantes y proveedores se manejan con producciones grandes y, por ende, si el cliente no detalla con precisión las características de su pedido, corre el riesgo de que el proveedor priorice el ahorro, antes que las exigencias.


2Otro aspecto importante tiene relación con la búsqueda y selección del proveedor. Se debe minimizar el riesgo contactando a uno que sea lo más confiable que se pueda, a través de algunos campos que se dan a conocer en las páginas y que permiten manejar datos como la iniciación de actividades y el capital de la empresa.


3Reconocer qué es lo que se quiere importar y a qué escala. Si es en grandes volúmenes, se recomienda contactar a un agente de aduanas, con el objetivo de que éste asesore en el proceso al comprador.


4Definir de qué forma y mediante qué medios se comercializará el producto.

Fernanda Essus (32) es ingeniera comercial y nunca antes había tenido la experiencia de comprar por internet a un país tan lejano como China... hasta que en mayo del año pasado le pidieron matrimonio. Fue entonces cuando comenzó la frenética búsqueda del vestido de novia ideal, trabajo nada de fácil. Luego de recorrer varias tiendas con distintos modelos, su futuro marido le entregó un dato clave: la esposa de un amigo había comprado el suyo a través de internet, contactando un proveedor chino que le ofrecía vestidos confeccionados allá.

Así comenzó su navegación por distintas tiendas virtuales y portales que ofrecían los más variados modelos de vestidos, a diferentes precios, colores, tamaños, e incluso hechos a la medida. Finalmente dio con el indicado. Dos meses y medio después llegó a la puerta de su casa, a mitad de precio y con todas las especificaciones que ella había considerado vía página web.

"Para mí fue una apuesta, porque nunca había comprado nada de China. Por lo mismo, estaba dispuesta a buscar otro si me llegaba malo. Pero no fue necesario", comenta Fernanda, una fiel representante del boom de personas que, en búsqueda de los mejores precios, acuden directamente a los proveedores chinos, saltándose la intermediación de las multitiendas.

De hecho, luego de esta experiencia, la ingeniera comercial compró bajo la misma modalidad una chaqueta, globos aeroestáticos con velas e incluso artículos para cumpleaños. "Si no tienes problemas en que tu producto se demore en llegar y puedes esperar, esta es la opción más conveniente. Eso sí, debes saber cómo buscar los proveedores más confiables y los que brinden la mejor oferta", aconseja.

Tan convenientes son los precios, que otros han visto en esto no sólo la posibilidad de comprar, sino que también de hacer negocios.

Danilo Pulgar, por ejemplo, se desempeña como contador, pero desde hace unos cinco años importa artículos desde China.

"Partí comprando por internet productos para mí, pero me di cuenta de que había un mercado mucho más grande y comencé a traer mayores cantidades para venderlas entre mis amigos", recuerda.

Primero fueron motores eléctricos y objetos relacionados, pero ahora su negocio se ha diversificado y trae juguetes, "gocars" y triciclos, los cuales comercializa a través de internet.

Cuenta que una vez visitó China, a fin de conocer con quiénes estaba negociando. Sin embargo, reconoce que la mayor parte del tiempo ha actuado mediante "muestras de fe".

Tan bien le ha ido, que ya se convirtió en todo un importador, e incluso ya no trae sus productos en avión, sino que en barcos. "Estoy en proceso de ampliar mi negocio, preparando una importación de bicicletas. Encontré un distribuidor, pero desconozco si corresponde a un fabricante o a un intermediario. Igualmente tengo que enviar cerca de US$40 mil, a través de una transferencia bancaria, porque si no pagas, no te mandan nada", advierte Pulgar.

Afirma que al hacer la comparación, el mismo tipo de bicicleta que está importando podría llegar a costar en Chile hasta un 40% más. En este sentido, distingue que hay productos en los que es posible obtener una ganancia significativa y otros en los que el margen es muy bajo.

También advierte que hay que tener cuidado: muchos comerciantes chinos suelen ofrecer artículos similares en diseño, a distintos precios, abaratando los costos de los materiales empleados, con peor calidad. Recomienda siempre comprar artículos de buena calidad, pese al aumento de su valor, debido a que aún así, sigue siendo un precio muy competitivo.

Productos aéreos desde china llegan a US$400 millones

La Cámara de Comercio Asia Pacífico -cuyo objetivo es impulsar el intercambio comercial entre ambos continentes- confirma la existencia de este "boom" del que son parte Fernanda y Danilo.

"Si bien no existen datos exactos de las compras que particulares realizan en China a través internet, se puede inferir una cifra con los datos de las importaciones aéreas provenientes de ese país. Los montos de los productos que vienen en avión no superan los US$2.000 o US$2.500, sobre ese valor los productos requieren ser trasladados por barco", aseveran en la institución.

Según cifras del organismo, el total de número de embarques aéreos desde China entre enero y febrero de este 2013 fue de 22.565, con un monto que supera los US$404 millones FOB (libre de gasto de embarco). Durante todo 2012, los embarques aéreos alcanzaron los 147.005, un 10% más que los 131.919 de 2011.

"El acceso a internet, a las tarjetas de crédito y los distintos tipos de pago internacionales han hecho que los chilenos vean otras alternativas de compra en el extranjero. Esta tendencia ha aumentado, porque están los que buscan un buen precio, los que quieren hacer negocio y los que desean encontrar cosas nuevas", manifiesta el gerente de proyectos de la entidad, Francisco Orellana.

Productos tecnológicos lideran los envíos desde el Oriente

De acuerdo a los datos proporcionados por la Cámara Chileno China de Comercio , Industria y Turismo , en el 2002 cerca del 9% de todos los productos que llegaban a Chile desde el país asiático -en barco y avión- pertenecían al rubro de la electrónica. Diez años después, ese porcentaje se ha más que duplicado, multiplicándose la oferta de teléfonos celulares, computadores portátiles, aparatos de TV y cámaras fotográficas digitales.

En el mismo lapso de tiempo, el rubro de los vehículos pasó de una virtual inexistencia a controlar con alrededor del 15% del mercado nacional. A ello se agrega también un constante aumento en lo que se refiere a maquinaria y materiales de construcción. Sin contar, además, que existe una importante participación de los rubros de ropa, calzado y juguetes.

La información del Servicio Nacional de Aduana respalda esta tendencia. Según sus datos, en el ranking de los productos más importados entre enero y febrero de 2013, los teléfonos y los aparatos de carácter tecnológico, como modems y aquellos que sirven para recepcionar y transmitir voces e imágenes, son los que lideran la lista. Después de estos se encuentran las máquinas automáticas de tratamiento y procesamiento de datos, los productos que pueden recibir señales de transmisión de televisión, telecomunicación, audio y video, además de los grabadores y reproductores de discos compactos y de DVDs, entre otros.

En tercer lugar, están las cámaras de grabación, fotográficas y reproductores de sonido.

Locatarios de Mall Chino descartan impacto en sus ventas

El Mall Chino, conocido por la variedad de sus productos a bajos precios, cuenta con dos pisos de locales en los cuales se vende desde tecnología hasta artículos de peluquería.

A simple vista, se puede apreciar un primer nivel con locatarios en su mayoría chilenos, mientras que en el segundo son todos de origen chino.
Ropa (para todas las edades y tamaños), joyas, zapatillas, carteras, productos de belleza y electrónica son parte de la oferta que brinda este popular centro comercial ubicado en la comuna de Santiago, a pasos del metro Universidad de Chile.

Linxiong es un comerciante chino que se dedica a la venta de máquinas y accesorios de peluquería. Cuenta que importa gran parte de los productos desde su país natal, pero que también adquiere en Chile aquellos que son más económicos y difíciles de recibir, como los químicos. "Acá son más baratos y no necesitamos permisos del Instituto de Salud Pública (ISP) para ingresarlos", asegura.

Descarta que un aumento en las compras por internet golpee a su negocio. "El tipo de cliente que tenemos es distinto al que frecuenta las páginas web. Internet no ofrece garantía, en cambio con nosotros el cliente puede probar y ante cualquier problema, traer el producto" , cuenta Lin.
Susuwang es otra comerciante asiática, pero dedicada al negocio de los accesorios. Lleva cinco años en Chile y no sólo ha tenido que aprender el idioma español, sino que además manejar las necesidades, gustos y exigencias de los compradores nacionales. "Los chilenos son muy buenos compradores, pero el último año ha sido difícil para nuestro negocio, porque los costos de los productos han aumentado y se ha vendido menos. He tenido que bajar los precios", reconoce.

Aun así, descarta que un incremento en las ventas por internet esté afectando su empresa.
 

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Economía

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img