Economía
Compartir | | Ampliar Reducir

Larraín (LyD): "Si por «comprar legitimidad», los empresarios están dispuestos a que les suban los impuestos, no es lo que importa"

"El gobierno tiene que tener su propia opinión y su propia posición respecto de este tema". "Lo relevante no es lo que digan, sino lo que hacen, y cuando hay un aumento en los impuestos a las empresas, disminuyen el empleo y la inversión".  

por:  Teresa Espinoza, La Segunda
viernes, 09 de septiembre de 2011

Foto Archivo

Una opinión sumamente crítica de la discusión que se ha dado en el país sobre los impuestos tiene el director ejecutivo de Libertad y Desarrollo (LyD), Luis Larraín. Afirma que el debate está "conceptualmente equivocado", al plantearse como una forma de resolver problemas de desigualdad.

"El planteamiento tiene una base errada, aunque puede estar bien intencionada, y es decir que hay un nivel de desigualdad tal, que debe corregirse a través de una reforma tributaria. Y se da la educación como ejemplo de esta necesidad. El problema es que no han mirado con detalle las cifras de la desigualdad en Chile", asegura.

Explica que si se analizan los datos de la Casen 2009 se advierte que entre el decil más rico y el más pobre hay una gran desigualdad en los ingresos, que llega a 52 veces, la que se reduce a 13,5 veces si se valoran los subsidios, un nivel comparable a países de Europa.

"Tenemos un problema grave de desigualdad en Chile, y el origen está en los ingresos del trabajo: en el primer decil, el desempleo se ubica en más de 30%, versus una tasa promedio nacional de 7%, y entre las mujeres, menos del 50% está trabajando, porque tienen el doble problema del cuidado de los niños y la falta de oportunidades de empleo. Y en este debate lo que se está planteando es aumentar el impuesto a las empresas, pero no se analiza el efecto que eso tiene, que es básicamente una reducción del empleo y la inversión".

-¿Que bajan el empleo y la inversión se deduce de la experiencia de anteriores reformas en Chile?

-Sí, de Chile y también de otros países. Es una evidencia bastante clara.

Aquí la discusión se plantea en términos de ¿los empresarios van a ser suficientemente solidarios y van a aceptar que les suban los impuestos para resolver el problema de la desigualdad? Y así la respuesta es súper fácil: obviamente tienen que decir que sí.

-De hecho, algunos empresarios han apoyado subir impuestos.

-Lógico. Pero eso no es relevante. No hay que preguntarles a los empresarios su opinión respecto de un alza de impuestos.

-¿Por qué no?

-Porque lo relevante no es lo que digan los empresarios; lo importante es lo que hacen, y cuando hay un aumento en los impuestos a las empresas, disminuyen el empleo y la inversión. Ese es un hecho en todas partes del mundo.

Engañamos a la gente cuando decimos que el problema de la desigualdad se resuelve con un alza de impuestos. Es dar una respuesta que no es de verdad.

-¿Cómo se resuelve entonces el problema de financiar un aumento de gastos permanentes?

-Esa es una discusión que hay que tener, pero con todos los elementos sobre la mesa. Está el crecimiento económico, que aunque puede cambiar en el futuro, está agregando US$2.500 millones anuales a las arcas fiscales. Después, están los ingresos estructurales del cobre, que añade alrededor de US$1.000 millones más. Ahora, si se llega a la conclusión, que es posible, que se requerirá un aumento permanente de las fuentes de ingreso, ahí hay que discutir cuál es la mejor. Lo otro es poner la carreta delante de los bueyes.

Además, siempre el candidato favorito es el impuesto a las empresas, y se da el ejemplo de los millonarios franceses, que tienen unas fortunas impresionantes y algunos voluntariamente dicen que sí. Pero esas son cuestiones simbólicas.

-¿La tasa a las empresas en Chile es alta o baja?

-Depende con qué se le compare. Como tasa no es alta, 17% o 20% ahora, pero como recaudación sí. Chile es el cuarto país de la OCDE que más recauda impuesto a las empresas, porque la base de tributación es muy amplia y el Servicio de Impuestos Internos funciona bien.

-¿Y qué le parece que el Gobierno no cierre definitivamente esta discusión?

-Es que siempre puede ser. Uno no puede tener una posición tan dogmática de decir nunca voy a recurrir al aumento de impuestos.

-Pero genera incertidumbre.

-El ministro de Hacienda ha dicho claramente que no se requiere un aumento de impuestos, y también que no puede cerrarse a una fuente de financiamiento que podría necesitarse a futuro. El problema es esta falsa discusión, que por hacer una reforma tributaria que suba los impuestos a las empresas se van a arreglar los problemas de desigualdad en Chile. No se resuelve así, claramente.

Y, como decía, si los empresarios, por una cuestión, entre comillas, de comprar legitimidad están dispuestos a que les suban los impuestos, o por lo menos a declararlo, no es lo que importa. El Gobierno tiene que tener su propia opinión y su propia posición respecto de este tema. No hay por qué preguntarles a los empresarios.

 
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Economía

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img