Economía
Compartir | | Ampliar Reducir

“Gurú” israelí apuesta: "El próximo Skype, Facebook o Mercado Libre tiene que salir de Chile"

Arnon Kohavi dejó Silicon Valley para radicarse en Santiago y crear un fondo de capital de riesgo para tecnología, está seguro de que Chile será el polo de innovación de Latinoamérica como pasó con Israel.

por:  Antonia Krebs
miércoles, 25 de mayo de 2011

Arnon Kohavi siempre ha seguido sus instintos en los negocios. Fue su intuición la que lo llevó a integrarse a la empresa DSP Communications poco después de terminar sus estudios de administración y negocios en UCLA, California, cuando ésta recién comenzaba a desarrollar tecnología que luego aplicaría a los teléfonos móviles.

El empresario israelí participó en la comercialización de un chip para celulares que se vendió a empresas como Panasonic y Kenwood, con un explosivo crecimiento. Corría 1999 cuando DSP Communications fue vendida al gigante Intel en US$ 1,6 billones, plataforma que catapultó a Kohavi al centro de los emprendimientos tecnológicos.

Desde entonces el empresario ha levantado una serie de start ups desde Silicon Valley, donde se radicó definitivamente. Entre otros, Wefi Inc. que provee redes de comunicación inalámbrica desde Asia hasta Latinoamérica.

Sin embargo una visita a Chile a comienzos de año, cambió el giro de sus negocios. No se trataba de la primera vez que Kohavi venía a nuestro país —lo conoció en un viaje que realizó por Latinoamérica tras terminar el servicio militar en Israel—, pero esta vez el desarrollo chileno le llamó profundamente su atención.

“La razón por la que volví a Chile fue para visitar a un amigo, y me impresioné profundamente al llegar a Santiago en marzo y constatar lo mucho que había cambiado desde mi última visita, en 1997”, cuenta.

“Hay un verdadero interés por convertir a Chile en el próximo Silicon Valley”

Interesado por el énfasis que ha puesto el gobierno en impulsar la innovación, Kohani mantuvo reuniones con personeros de gobierno, de Corfo y de Fundación Chile, para concretar una idea que venía dando vueltas en su cabeza desde hace un tiempo: comenzar un fondo de capitales de riesgo para emprendimientos tecnológicos con sede en Santiago.

“Me di cuenta que acá hay un verdadero interés por convertir a Chile en el próximo Silicon Valley, o como Israel, crear un polo de tecnología y convertirse en el centro de emprendimientos tecnológicos de Latinoamérica. Al finalizar mi visita me di cuenta que el elemento faltante en Chile es un verdadero early stage venture capital, un fondo de capital de riesgo con gente que tenga experiencia en centros de alta tecnología como Silicon Valley, porque no se trata solo de entregar dinero sino también de guiar y ayudar a los emprendedores a encontrar capital y a desarrollar una empresa”, explica.

De hecho, desde entonces, el empresario ha mantenido conversaciones regulares con Chile y hace dos semanas se instaló indefinidamente en el centro financiero de Santiago, en el barrio El Golf, a pasos de los edificios que albergan las oficinas de las principales empresas chilenas, para conocer a fondo el ambiente de negocios en Chile.

En busca del “Zamorano” de la tecnología

Según su experiencia, basta que un sólo emprendimiento tecnológico despegue hasta llegar a las ligas mundiales para que miles de otros jóvenes chilenos se animen a intentarlo.

“Hace muchos años no mucha gente le tenía fe al fútbol chileno, hasta que un jugador, (Iván Zamorano), se fue a jugar a España y le empezó a ir bien. Una vez que alcanzó el éxito muchos quisieron ser como él, y actualmente hay varios futbolistas chilenos jugando en clubes europeos.

Basta con un sólo gran éxito para que surjan los seguidores. Así que el próximo Skype, Facebook o Mercado Libre tiene que venir de Chile, porque de esa forma los jóvenes, en vez de entrar a trabajar a un banco, van a querer comenzar su propia empresa. Eso fue lo que ocurrió en Israel hace algunos años, y es lo que quiero replicar en Chile”, asegura.

Consciente del desafío, Kohani confía en su “buen ojo”.

“Siempre he seguido mis instintos, y esta vez me dicen que tengo que estar acá. Si solo te guías por la razón, quizás sería más seguro partir a Brasil o China, que son países con mercados más grandes, pero mis instintos me dicen que las cosas van a pasar en Chile. No puedo explicarlo, pero las compañías que he levantado comenzaron de esta misma forma, nunca me he guiado solamente por los números”, sentencia.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales

Economía

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img