Economía
Compartir | | Ampliar Reducir

¿Quién es Rodrigo Pérez? El ex intendente que saltó de las altas finanzas al ministerio de Vivienda

“Pericles” —como le dicen cariñosamente sus amigos— impuso un acelerado ritmo en la Intendencia de la VI Región: reuniones cortas, sábados y domingos incluidos, calculadora en mano y siempre directo a las preguntas: ‘¿qué necesitamos?, ¿cuánto cuesta?’. “Para nuestra región fue una gran pérdida”, dice el alcalde de Graneros, Juan Pablo Díaz (DC).

por:  José Tomás Santa María, La Segunda
jueves, 21 de abril de 2011
Rodrigo Perez

Foto Fabián Ortíz

No tuvo mucho tiempo para pensarlo. Cuando el 1 de marzo, el entonces Presidente electo Piñera lo llamó para ofrecerle la Intendencia de la VI Región, Rodrigo Pérez Mackenna habló con su mujer y, al día siguiente, aceptó.

Sabía que su vida cambiaría radicalmente, y así fue. Sus amigos aseguran que desde que renunció a la gerencia general del Deutsche Bank el año 2006 —para partir junto a su familia a un año sabático en Australia—, Pérez había decidido dejar su rol más ejecutivo en el mundo de las empresas, para dar paso a uno más de director. Sin embargo, aceptó de inmediato la propuesta presidencial y volvió de lleno a la primerísima línea ejecutiva, y con un hasta entonces inédito rol político en su vida.

Pero eso no era todo. Tras una gestión como intendente que Piñera no sólo ha valorado, sino que cita frecuentemente a otras autoridades como ejemplo —cuentan en palacio—, el ex ejecutivo top del mundo financiero saltó ahora al “corazón político” del gobierno como nuevo ministro de Vivienda, tras la abrupta salida de Magdalena Matte en medio de la crisis por el polémico caso Kodama.

Y es que cuentan que tanta confianza ha generado en Piñera que, pese a no conocerse mucho en el pasado, el Presidente asistió a su cumpleaños número 50 que celebró en diciembre del año pasado.

¿Quién es este señor del mundo de los negocios que llegó a ser el intendente mejor evaluado y que ahora deberá hacerse cargo de todo el plan de reconstrucción tras el terremoto?

En lo personal —dice su hermano y gerente general de Quiñenco, Francisco Pérez— “es de muchos amigos, muy reservado, serio, trabajador y un hombre de familia”.

Sus cercanos lo definen como inteligente y respetuoso. Características que recalca el senador socialista por la VI Región, Juan Pablo Letelier. “Tengo la mejor impresión humana de Rodrigo Pérez”, dice. “Viene de la actividad privada, pero veo en él un compromiso muy auténtico de servicio público”. El parlamentario destaca que incluso en momentos de alta tensión —como el que vivió el año pasado cuando un cercano colaborador de Pérez lo insultó vía Facebook— “nunca se perdió el diálogo respetuoso”.

El presidente de los alcaldes de la región de O’Higgins, el edil de Graneros, Juan Pablo Díaz (DC), recalca que “para nuestra región fue una gran pérdida. Por primera vez un intendente le da el piso a un proyecto como el paso Las Leñas. Si bien no viene del mundo político, nos relacionamos con mucho respeto, diciéndonos las cosas de frente. Es muy tolerante”. 

Y es que según su hermano Francisco, pese a no tener ninguna experiencia política, el flamante ministro “se relaciona bien, sabe escuchar, dice lo que piensa y eso lo hace fácil de predecir. Lo que dice, lo hace, y eso despierta confianza incluso en quienes en el mundo de la política podrían verlo como adversario”.

De hecho, su ingenuidad política lo traicionó al comienzo en la Intendencia, según cuenta uno de sus asesores más cercanos. “Le impresionaba que alguien con quien estuvo reunido en la mañana, en la tarde lo criticara por lo mismo en la radio… no lo entendía”, asegura. Y agrega: “Siempre decía, estoy aprendiendo a ser político”.

“Ahora va a estar mucho más expuesto, a nadie le gusta que lo critiquen, pero lo va a hacer bien, va a aprender, tengo confianza de eso” remata el senador Letelier.

Su vertiginoso ritmo de trabajo se hizo conocido en la VI Región, incluso antes de que asumiera el gobierno, y recién designado, se reunió con el ex intendente Juan Ramón Núñez. Y al instalarse en la Intendencia impuso el trabajo sábados y domingos; y un estilo marcado por las reuniones cortas, ojalá no más de media hora, en las que evita siempre las vaguedades y pregunta directo “¿qué necesitamos?, ¿qué vamos a hacer?, ¿cuánto cuesta?” cuando le presentaban un proyectos, sin dejar nunca de sacar su calculadora para verificar cada cifra.

Siempre almuerza un sándwich mientras trabajaba y jamás se separa de su I Pad. “Es una persona que perfectamente le puede seguir el ritmo a Piñera”, dice un amigo.

Campeón de bridge y golfista cascarrabias

De 50 años, Rodrigo Pérez Mackenna estudió primero en el Colegio Saint George y en 5° básico se cambió junto a su hermano Francisco —tres años mayor— al Tabancura.

Una de las penas más grandes de su vida, dicen sus cercanos, fue la temprana muerte de su hermana mayor hace muchos años.

Ingeniero civil de la UC, “Pericles” —como le dicen sus amigos con cariño— comenzó su vida laboral en Copec. De aquellos años data su afición al bridge, juego de cartas donde destacó en dupla con su amigo y actual gerente general de CCU, Patricio Jottar. En 1986 llegaron a la semifinal del Sudamericano de Bridge que se jugó en Sao Paulo, Brasil.
Y aunque hoy no tiene tiempo para los naipes, hasta antes de asumir la Intendencia jugaba comúnmente con el alcalde de Santiago, Pablo Zalaquett, y con el vicepresidente de La Polar, Heriberto Urzúa.

Luego se trasladó a Barcelona, España, donde junto a Jottar estudió un MBA en la Escuela de Negocios IESE (allí sí que consiguieron el primer lugar en el campeonato de bridge de Cataluña). Para esos entonces ya estaba casado con Paula Aspillaga, que según todos sus amigos, es su principal consejera.

Tienen 6 hijos, entre 23 y 6 años. Cercano a los Legionarios de Cristo, es descrito como una persona muy dedicada a su familia. “Ellos han sido su gran apoyo en esta etapa. Si bien Rodrigo aloja dos días a la semana en Rancagua, la Paula lo acompaña al menos un día. Sus hijos están orgullosos de él, eso lo llena de fuerzas”, dice un buen amigo.

Buen golfista —“pero muy cascarrabias”, dicen—, trotador y tenista, Pérez veranea desde hace años en el lago Calafquén —junto a sus amigos del colegio: Andrés Cuevas, José Agustín Silva y Carlos Fabres— y en el condominio Las Brisas, cerca de la playa de Santo Domingo. También tiene un campo cerca de Santa Cruz —cuya casa quedó en el suelo tras el terremoto— donde tiene ciruelas y duraznos en conserva.

Sus negocios…desde choritos en el sur a botellas

Tras regresar de España, Pérez entró a Citycorp, donde a fines de los ’80 asumió la gerencia general de la corredora de bolsa. Luego trabajó con dos de sus grandes amigos de la vida: Patricio Parodi y Juan Bilbao, hoy socios de Consorcio. Primero fue en AFP Provida y luego en Bankers Trust, que al ser adquirido por Deutsche Bank en el ‘98, vio partir a Parodi y a Bilbao, quedando Pérez como gerente general por siete años, incluso algunos de ellos a cargo también de México.

Tanto viaje y trabajo lo empujó a dejarlo todo en 2006 y partir junto a su familia a Australia, donde estudió historia por nueve meses. A la vuelta, si bien tomó cerca de 14 directorios —a los que renunció para ser intendente— y el family office de Eduardo Fernández León, sus amigos aseguran que “estaba más tranquilo, trabajaba part time en distintas partes pero el ritmo ya no era el de antes”.

En ese tiempo, también desarrolló su veta empresarial: el año pasado vendió una empresa dedicada a producir tambores de acero para fruteros llamada Southpack, donde era socio de Bilbao, Parodi y Hernán Uribe, de Ripley. Aún mantiene Saint Adrews, planta de choritos en el sur donde también es socio con Parodi y Pesquera Itata, y en Saint Gobain Envases, donde produce botellas en sociedad con Juan Obach y Félix Bacigalupo.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Economía

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img