Deportes
Compartir | | Ampliar Reducir

El escéptico esperanzado: ¡Perfecto!

Columna de Marco Antonio de la Parra.

por:  La Segunda Online
jueves, 19 de junio de 2014
Chile vs España

El gol de Eduardo Vargas.


Foto José Alvujar

Están las cosas increíbles y el triunfo de Chile sobre España. Está lo inesperado y ganarle al Campeón del Mundo. La magia es la misma que tiene la belleza y lo perfecto, son fenómenos extraños y requieren de azar, dones del cielo y una gran dedicación.

Chile jugó tácticamente como nunca. Hizo todo lo que sabía hacer y no tuvo ni puntos altos ni bajos.

Si Holanda derrumbó a España después de esa joya de gol de Van Pierse, esa palomita increíble que levantó el ánimo holandés hasta darle un baile a España, Chile lo hizo Sampaoli mediante, con un planteamiento que no cejó un milímetro ni un segundo.

Los goles cayeron como frutos maduros, como el proceso que se cierra amable, sin vacíos ni errores, como algo que tenía que suceder, convirtiendo la victoria en algo inevitable.

Corrían los minutos del segundo tiempos y no lo podíamos creer.

Acostumbrados a la calculadora y el cronómetro, acostumbrados a sufrir con el corazón en la boca, controlaba Chile a un equipo español que ni por un instante supo que lo estaban eliminando de este Mundial o quizás lo supo en el segundo gol y no pudo nunca remontar ese ánimo.

Como con la palomita de Van Pierse, la debacle española fue lenta y total. Chile no cometió errores en abundancia de esos que somos tan proclives a generar y España cuando tuvo balones detenidos cerca del área o no supo aprovecharlos o estaba Claudio Bravo recién contratado por el Barcelona para despejarlos o dejarlos en sus manos.

Todo olía a flamante seguridad, a estar sabiendo lo que se hace, a precisión y acierto, a colaboración y aguante mucho más que a corazón de chileno o puro pulmón.

Había algo nuevo, una cabeza fría y un pecho caliente en una mezcla de dominio y  templanza que es toda una novedad. No aflojar la marca, no soltar la pelota, no olvidarse quién está al frente. No bajar la vista, no marearse con lujos, no entregarla al contrario. Lo elemental, eso que, cuando funciona, es extraordinario y construye lo perfecto.

Para guardarlo en la memoria y anotar, cábala mediante, que estamos repitiendo los marcadores del 62: primer partido 3-1, segundo partido 2-0.

Significa la amenaza de Holanda pero también el sueño de ir más allá de los octavos de final, al fin, después de tanto tiempo.

¿Es posible repetir la perfección? Lo sabremos pronto. Nos haría tanto bien.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Deportes

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img