Cultura/Espectáculos
Compartir | | Ampliar Reducir

Francisca Merino y Renata Ruiz critican la transformación de Renée Zellweger

Gran revuelo generó la actriz hollywoodense, al reaparecer con un rostro completamente diferente.

por:  La Segunda
miércoles, 22 de octubre de 2014
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
jQuery Carousel
  Los diarios del mundo hicieron eco del impresionante cambio de look de Renée Zellweger, la popular "Bridget Jones" que hoy defendió su decisión (ver recuadro).

La actriz de 45 años apareció el lunes en la noche en una gala en Los Angeles (EE.UU.) y causó revuelo por el evidente cambio en su rostro. El tema generó un debate entre los expertos que la califican de "irreconocible", mientras otros analizan el "abuso" de cirugía plástica.

La ganadora del Oscar a la mejor actriz de reparto por "Cold Mountain" (2003) parece -según algunos reportes- haberse retocado las mejillas, los párpados y la nariz, además de haberse aplicado un tratamiento de bótox.

En el cine, Renée no dudó en dos ocasiones en alterar drásticamente su físico para encarnar al personaje que la lanzó a la fama: "Bridget Jones's Diary" (2001) y "Bridget Jones: The Edge of Reason" (2004).

Además, no es la primera vez que Zellweger provoca este debate, ya que un par de años atrás apareció en distintos actos públicos con un rostro más afilado.

Merino: "Es otra persona"

Francisca Merino, actriz y panelista de "S.Q.P.", opinó esta mañana que el cambio fue excesivo.

"Es otra persona, es irreconocible. Cuando la cirugía te transforma en otra persona, impacta a la gente y a la misma persona... Se operó los ojos y eso cambia mucho la expresión. ¡Qué pena por ella!".

La actriz en cuestión -alejada de Hollywood desde el estreno de "My Own Love Song" en 2010- podría sufrir consecuencias profesionales. "Creo que va a afectar su carrera, sobre todo porque ahora en Hollywood prefieren actrices sin bótox, lo más naturales posibles".

Pese a que Zellweger se declara satisfecha, Merino dice: "No creo que esté muy contenta con los comentarios". Hasta le sugeriría volver al cirujano. "Aunque a veces "el arreglo es peor".

Ruiz: "Claramente, abusó"

Algo similar piensa la modelo y animadora Renata Ruiz.

"Exageró. Claramente, abusó de los tratamientos cosméticos y la cirugía plástica. Se nota que se intervino los párpados, hay un cambio muy radical porque se le bajaron muchísimo las cejas, lo que la hace ver como una persona totalmente distinta. Le cambiaron los rasgos casi por completo", señala.

"Ojalá la gente entendiera que el abuso de la cirugía estética y sustancias como el bótox y el ácido hialurónico pueden convertirte en otra persona. Son cambios permanentes, no hay vuelta atrás", advierte la responsable del exitoso blog Para ser bella.

"Mujeres como Nicole Kidman, años después de someterse a cirugías, dicen que se arrepienten. Efectivamente, cambian muchísimo los rasgos de su cara y prácticamente quedan irreconocibles para ellas mismas. Ese tipo de ejemplos nos dice que por más que uno esté pasando por una crisis en la que no se siente bonita, un tratamiento tiene que actuar de a poco. Tu cara no puede cambiar de la forma en que cambió la de esta mujer", añade. "Las personas se someten a este tipo de tratamiento de manera súper masiva cuando se enfrentan a momentos en que no lo están pasando bien. No es un asunto pensado, una decisión racional. Si no, lo hubiera hecho de a poco. Si se hizo todo de una sola vez demuestra que claramente no reflexionó. No corresponde a una decisión racional, sino más bien emocional".

La actriz se justifica: "Llevo una vida más feliz, puede que se note"

Tratando de salir al paso del aluvión de críticas, Renée aseguró a la revista People que su sorprendente cambio se debe a su nuevo estilo de vida y a su recién encontrada paz interior.

"Estoy encantada de que la gente crea que estoy diferente. Llevo una vida distinta, más feliz y satisfactoria. Y puede que eso se note también en el exterior. Mis amigos dicen que parezco más en paz conmigo misma. Estoy saludable. Durante demasiado tiempo no presté atención a eso. Seguía un horario poco realista y no me permitía cuidar de mí misma", declaró.

Se dio cuenta de que había estado tomando "decisiones perjudiciales" para su vida.

"En lugar de tomarme un descanso para reajustarme, solía seguir adelante hasta acabar agotada. Era muy consciente de todo el caos a mi alrededor y al final elegí cambiar las cosas. La gente no sabía cómo estaba a los 40 años, no me han visto sana durante un largo tiempo. Puede que luzca diferente, pero quién no lo hace cuando envejece. Estoy diferente, sí. Ahora soy feliz", concluyó la actriz, que mantiene una relación sentimental con el cantante Doyle Bramhall.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Cultura/Espectáculos

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img