Cultura/Espectáculos
Compartir | | Ampliar Reducir

El arte sonoro se toma la ciudad

Mañana intervienen la Estación Mapocho y el 20, un artista alemán muestra cómo "cantan" sus esculturas.  

por:  Juan Carlos Ramírez y Catalina Cabello
lunes, 04 de agosto de 2014
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

Todos los sonidos, incluso los que consideramos "ruido", pueden convertirse en una experiencia artística. Eso es lo que busca demostrar la investigadora y profesora de arte Ana María Estrada (33). Junto a sus alumnos, intervendrán la Estación Mapocho mañana. Usando un micrófono de contacto y un mini parlante portátil, buscarán amplificar y "visibilizar" desde el sonido de las palomas hasta los vagabundos. "El desafío de observar un poco el lugar sus contextos y personajes", explica

La hora será anunciada en su blog -cerosilencio.blogspot.com- y se suma a "Especulaciones sobre un living", actividad que define como "happening sonoro colectivo" que realizará en su propia casa. Allí, entre pizzas y cervezas, realizan diversos ejercicios y propuestas de improvisación con instrumentos o máquinas.

Algo que viene haciendo desde 2001 con "-----" (sic), donde ponía 10 vinilos en un tocadiscos, uno encima del otro, generando un particular sonido. Luego vendría "Acontecimiento", con dos parlantes -en el techo y puerta de una casa- reproducen el sonido de un un cumpleaños; "Zona invisible", donde suenan, en paralelo la construcción de un edificio y un derrumbe. Y en 2012 instaló la "Zona impenetrable" en el MAC, una bodega desde donde emergía el sonido de una pareja teniendo sexo.

"Mi obra trabaja con el sonido como eje central, llevándolo más allá de la mera asociación musical, cuestionando asociaciones tales como el concepto de ruido", explica. "Intervenimos lugares con uno o más sonidos escogidos para él, con el objetivo principal de provocar en el espectador/auditor una nueva experiencia del lugar, que redunda en el hecho de habitarlo". Estrada forma parte de una generación que tiene como referente al Festival Tsonami, que se celebrará en diciembre, que busca crear nuevas posibilidades a lo que escuchamos siempre.

Los pioneros

Ana María es autora de "Sonidos visibles", un trabajo que explora desde pioneros como John Cage o Joseph Beuys (que se expone actualmente en el MAC) hasta precursores chilenos como Juan Downey. "Sin embargo, el término 'Arte Sonoro' acá se conoce hace poco más de una década. Me es extraño hablar sobre si hemos avanzado o no, porque no creo en la idea de 'progreso' como curva ascendente. Pero es indudable que cada vez hay más interés, más personas haciendo cosas", explica.

El problema, acusa, es la visibilización: "Si no estás directamente asociado a la institucionalidad, se hace difícil la continuidad y persistencia en el quehacer sonoro". Además, hay una tendencia a llevar al Arte Sonoro hacia la esfera de lo digital y/o tecnológico. "Eso me parece que es un error, ya que esa es una manera pero no la única".


Lukas Kühne, el alemán que esculpe el sonido: "No le tengoa miedo a modelar el aire"

Lukas Kühne es un escultor alemán que crea estructuras específicas donde los sonidos que salen de ellas adquieren un nuevo significado. Se ha dicho que él puede hacer "que el concreto cante".

Ha mostrado sus trabajos en Europa, Japón y EE.UU. Y llega a Chile para ofrecer una conferencia gratuita el 20 de agosto, en la Facultad de Artes de la U. de Chile.

Hace dos años, Kühne eligió Seydisfjördur -entre los fiordos orientales de Islandia- para montar 'Tvisöngur' (en la foto), algo que él describe como "esculturas sonoras", una forma especial de arte que "involucra el movimiento y la vibración de materiales en espacios determinados. Es no tener miedo a modelar el aire y así provocar una percepción consciente con una conexión multi-sensorial".

Para ese montaje en particular creo cinco domos, cada uno con una resonancia específica de los cinco tonos básicos que se pueden encontrar en la música tradicional de Islandia.

Desde 2005, divide su tiempo entre Berlín y Montevideo, lugar donde fundó el Taller experimental de Forma y Sonido de la U. de la República de Uruguay. El vive sus obras como una "necesidad lógica". Sus inauguraciones, por ejemplo, suelen abiertas al público. No es raro encontrar escenas de gente haciendo un asado mientras experimentan con el sonido.

Otra obra por la que Kühne es recordado es 'Space and Frequency' (2005). En esa ocasión, el escultor vació el Vanderbilt Hall del Grand Central Terminal, de Nueva York, para poner una serie de púlpitos de madera donde músicos como Robyn Schulkowsky y Joey Baron crearon la experiencia sonora.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Cultura/Espectáculos

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img