Cultura/Espectáculos
Compartir | | Ampliar Reducir

La ruta para el amigo cuando es forastero

Cuando debemos llevar a comer a un extranjero en Santiago, son muchos los restaurantes que se nos vienen a la mente. Aquí una selección de aquellos que no sólo destacan por la buena comida, sino también por su entorno, decoración o carta especializada.

por:  La Segunda / Ana Rosa Romo R.
sábado, 04 de mayo de 2013
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

PESCADOS Y MARISCOS

Aquí está Coco (La Concepción 236). Su dueño es el famoso chef Coco Pacheco. Inició su negocio en 1973. "Un extranjero encuentra aquí los sabores únicos de nuestro país, en el rubro de mariscos y pescados; y los probará 100% frescos", señala Paz Pacheco, una de las hijas de Coco.

De los platos más solicitados destacan: Las centollas, provenientes de Punta Arenas, que se recomienda comer al natural, y el congrio Maí Maí (a la plancha, en salsa de crema fresca, con jamón, choclo, champiñón y gambas, acompañado de papas al vapor)

Con una decoración que recrea la geografía de Chile, tiene capacidad para 180 personas. Atiende de lunes a sábado para almuerzo, de 13:00 a 15:00 horas, y cena, de 19:00 a 23:00 horas. Cierra los domingos, feriados y todo febrero.

COCINA A LA VISTA

Se cocina (Avda. Chicureo 2, Casa 3 D) . "Aquí es como venir a comer a casa de la abuela, y donde el menú siempre será sorpresa", dice Rosemarie Rudloff, una de las dueñas. Junto a su hermano Walter y su marido, el chef Francisco Acuña, iniciaron este negocio hace 9 años en Frutillar, y desde hace dos, en Chicureo.

Su principal característica: la cocina está a la vista de los comensales.

Rosemarie organiza -especial para visitantes extranjeros- un tour bilingüe (inglés y alemán) que los lleva a La Vega a hacer las compras de lo que quieren comer, y luego los invita a la cocina a colaborar.

La carta la definen como comida chilena gourmet. El menú varía cada día, dependiendo de la materia prima con que cuenta Jorge Romero, el experto cocinero.

Algunas especialidades: Plateada a la leña, que se cocina por 24 horas, mariscos al pil pil (ostiones, camarones, calamares) y salmón en salsa de almendras. Atiende de miércoles a domingo en almuerzo y cena, previa reserva al 97577152.

JUNTO AL CERRO

Divertimento Chileno (Av. El Cerro s/n, esquina Pedro de Valdivia Norte). Su cercanía con el cerro San Cristóbal le provee un entorno rodeado vegetación. Sus dueños son Bruno Sacco y su mujer Carmen Aquino.

La chef es Flaminia Sacco, hija de los dueños, quien estudió gastronomía en Suiza. Ella dividió la carta en tres secciones. Los Platos tradicionales de la cocina chilena (plateada campesina, asado de tira al vino tinto, congrio frito, porotos granados, etc.); los Platos innovadores , que combinan ingredientes típicos chilenos (carpaccio de arrollado huaso, merluza con salsa a la chancaca y cacho 'e cabra, etc.) y los Platos del Rincón Italiano (spaghetti al cartoccio con salsa de mariscos, un postre como el Tiramisú, etc.).

Atiende de lunes a domingo, desde las 13:00 horas hasta las 23:30 horas. Los domingos la cocina cierra a las 22:30 horas. Abierto todo el año, excepto Navidad y Año Nuevo.

PICNIC EN LA VIÑA

Viña Santa Rita (Camino Padre Hurtado 0695, Alto Jahuel. Desde Santiago, por la Ruta 5 Sur, salida Buin - Huelquén, hacia Alto Jahuel) . Propone varias alternativas:

Un picnic: Canasta con productos premium como frutos secos, aceitunas, jamones, quesos, chips naturales, fruta, galletitas caseras de nuez, sándwich de pastrami y salmón queso crema, además de agua y dos botellas de 375 cc. de vinos reserva. También una manta y un par de sillas para reposar a la sombra de los árboles. Las canastas son para dos personas ($14.500 p/p). Reservar con anticipación llamando al 2362 2532.

Tour Bici-Wine: Se recorre en bicicleta reconocidas viñas como Santa Rita, Carmen y Nativa, ubicadas dentro del Valle del Maipo. Durante el pedaleo por los alrededores, podrán degustar vinos de las diferentes bodegas. $58.000. Si se compra por Internet: $52.200.

Restaurante Doña Paula , donde lo más solicitado es el costillar de cerdo con puré picante y la crepe de centolla.

PARA LA HORA DE ONCE

Hansel y Gretel (Los Refugios del Arrayán 15700) . En 1950 Gustav Wisser y su esposa Josefina iniciaron un restaurante en Providencia. Diez años después, pensando en un lugar más apropiado para las familias y los niños, crearon un café estilo alemán cuando encontraron una casa similar a la del cuento de los hermanos Grimm. Luego derivó en restaurante, en manos de la misma familia.

Rodeado de vegetación, se puede disfrutar de la "hora de once" con pastelería germana: kuchen de nuez, de manzana, strudel, pie de limón, etc.

De la carta nacional destaca el pastel de choclo y la plateada; de la alemana: las chuletas Kassler con salsa de ciruelas y repollo morado.

Atiende jueves y viernes para la hora de once, de 15:30 a 21:00 horas; sábado, domingo y festivos desde las 12:30 a las 21:00 horas.

 
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Cultura/Espectáculos

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img