Cultura/Espectáculos
Compartir | | Ampliar Reducir

El Pop Asiático se toma Chile: Baile, devoción y millones

La histeria de 12 mil fans que esta semana fueron al concierto de Super Junior grafica el arrastre del pop coreano en el país. Fervorosos seguidores que viajan a Oriente o estudian el idioma son parte del fenómeno. De Corea proviene el video más descargado en YouTube, pero Japón tiene sus propios méritos, como la agrupación más numerosa del mundo.

por:  Alejandra Valdivieso P.
sábado, 27 de abril de 2013
Super Junior

Presentación del grupo surcoreano "Super Junior" en en el Movistar Arena de Santiago.


Foto La Segunda

Filas de fervorosos fans esperando desde primera hora para entrar al concierto, gritos atronadores de histeria y desmayos durante el show. Todo eso se vivió la noche del jueves en el Movistar Arena. Lo curioso es que sobre el escenario no se paró Justin Bieber o One Direction... Si no Super Junior.

Puede resultar un nombre desconocido para la mayoría de los chilenos, pero para las 12.000 personas que corearon las canciones de la agrupación —en un show de tres horas y media— son una verdadera fuente de inspiración y devoción. 

Se trata de una de las bandas ícono del pop coreano, que se ha transformado en uno de los principales productos de exportación del país. En Chile, gana cada vez más adeptos, sumándose a interés que desde hace años suscitan el pop y el rock asiático, especialmente el japonés.

“Mi devoción llegó a viajar a Corea para conocerlos”

Super Junior —grupo también conocido como SuJu o SJ— se formó en Seúl hace ocho años por SM Entertainment y la conforman músicos, actores, modelos y animadores que han logrado alcance global con hits como “Mister simple”. 

Sus fans chilenos no sólo saben todo acerca de ellos, también, colateralmente, se han interesado en conocer la cultura de su país y hasta su idioma.  

La devoción de Sebastián Carrasco, estudiante de Sociología de la Universidad Diego Portales, lo llevó a viajar a Corea del Sur para conocer a sus ídolos. Hace tres años, además, creó el grupo de baile Blue Boys, que los imita. 

A diferencia de la efervescencia que mostraron los seguidores en Santiago y en Lima esta semana, Carrasco comenta que en Corea, “el fanatismo es mucho más reservado y menos exacerbado. No se lanzan a los artistas como suele pasar en los países latinos”. 

Aunque en Latinoamérica no hay un fan club oficial de la banda, en Chile hay al menos cuatro “fan bases” que ya los aplaudieron en su debut en noviembre del año pasado. 

Alejandra Olivares, líder de Mi Mundo Azul Zafiro —nombre que hace referencia al color oficial de la agrupación— estudia coreano desde hace un año. Fue a verlos al hotel y se sabe todo de ellos: “Sus gustos, sus miedos, sus fobias, sus manías”, comenta.

En Chile, el K-Pop —como se denomina al pop de Corea— ha tenido dos “booms”: uno en 2010 y el otro, el año pasado con la llegada de series coreanas a la TV abierta, como cuando Mega transmitió los dramas “Casi el Paraíso” y “Jardín Secreto”.

A nivel global se estima que el K-Pop representa, en términos económicos, cerca de la mitad de las ventas al exterior de contenidos de Corea del Sur. En 2010 alcanzó 33.800 millones de dólares, según el KOCIS (Korean Culture and Information Service), lo que ubicó al país en el noveno puesto mundial en este tipo de exportaciones. 

Así, SJ es parte de un fenómeno: Le siguen los pasos SHINee, boy band proveniente de la misma compañía. En la competencia, YG Entertainment, está otro quinteto: Big Bang, más focalizado en el rap. 

“Muchas niñas piensan que deben esperar a un asiático para casarse"

Pero mucho antes que Corea, un país vecino instaló sus ritmos e ídolos en Chile. Grupos de J-Pop (pop japonés) como Arashi y Morning Musume han cultivado fanaticadas por años. 

Además ha venido un puñado de bandas de rock niponas, vinculadas al Visual Kei, una tribu urbana que hace algunos años se dio a conocer en la TV chilena, especialmente en programas como “El diario de Eva” (CHV). 
 En nuestras tierras han actuado Miyavi, Versailles, VAMPS, X Japan, Dir en Grey y LM.C. El 8 de septiembre, en el Teatro Caupolicán, será el turno del quinteto The Gazette.  

Pero los más esperados, con foros en internet y otras iniciativas son los cuatro integrantes de L’Arc˜en˜Ciel, grupo liderado por Hyde (quien también cuenta con el proyecto paralelo VAMPS).

Para ver a Miyavi, Fernanda Bobadilla, fanática de la cultura asiática desde hace ocho años, hizo fila desde las 7 de la mañana hasta las 21 horas. 

“Sin ir al baño en todo el día hasta llegar a mi casa”, aclara.
Como parte de una asignación de su carrera, esta estudiante de tercer año de Diseño en la Universidad de Chile realizó un libro que celebra el fenómeno: “Japanese Style Chile”. 

“El J-Rock atrae porque es alegre, lleno de fuerza y vigor. No todos los fanáticos saben japonés, entonces la percepción que tenemos de la música no tiene las ataduras de un contenido lingüístico. Además, los artistas generan un shock visual que llama mucho la atención de las jóvenes. Por lo tanto, estamos frente a un fenómeno que entra por nuestros sentidos”, opina.

Y revela un problema práctico para las fanáticas más enamoradizas: “La apariencia andrógina nos hace perder un poco el sentido de los gustos. Muchas niñas piensan que deben esperar a un asiático para casarse... pero ese estereotipo no se encuentra en la sociedad chilena”.

Corea, sin censura

En tanto, la corona del pop japonés estos días es de AKB48, banda compuesta por 87 adolescentes, lo que le mereció el récord Guinness al conjunto musical con más miembros. Sólo el año pasado vendieron 166 millones de discos, en medio de una época en que la descarga online marca la pauta. 

Bajo el nombre de la agrupación se sustenta un imperio conformado por tres bandas: Team A (con 22 integrantes), Team K (con otras 22) y Team B (con 23), más otras formaciones secundarias.

Estar en el grupo tiene reglas. Sus integrantes no pueden tener novios y deben abandonar el grupo a los 21 años. Su estilo busca encantar a fanáticos del animé y el manga. “Vamos a seducir a solterones de 37 años”, prometen.  

Juegan con una sensualidad contenida: El año pasado generaron controversia por un aviso en Japón en que dos chicas se pasaban un caramelo rozando sus labios. Y en sus videos, cuando están a punto de aparecer desnudas, algo ocurre.

“Estamos frente a un tema cultural. En Japón se pueden encontrar lugares «oscuros» de damas de compañía o de niñas que se hacen pasar por sirvientas. Todo es un fetiche mal visto por la sociedad. Por esto, en el pop japonés raramente se pueden ver escenas de connotación sexual o niñas con poca ropa”, explica Bodabilla.

En cambio, las coreanas son mucho más osadas. Es por eso que muchos jóvenes están desviando sus miradas hacia Corea, al punto que se han convertido en sus principales consumidores. 

Eso ocurre con las Girl’s Generation que la rompen tanto en Corea como en Japón. Su video “Gee” suma más de 100 millones de reproducciones en YouTube. “Suenan elegantes y modernas en comparación con el sonido estancado y repetitivo del J-Pop actual”, señala el portal especializado Kawaii Japan Things. 

De hecho, estos días la gran pregunta en la escena musical japonesa es ¿por qué las chicas se están volviendo locas por el pop coreano?
“En Chile el J-Pop ha perdido la vigencia claramente debido al impacto del K-Pop y de la publicidad que esto produce”, responde Bobadilla.
Influyen las diferencias de criterio en cuanto a censura en ambos países. “En Corea podemos ver muchos videos clips con contenido un tanto sexual sin censura y que forman parte del pop. Sin embargo, en Japón si algo así se llegase a ver contiene etiquetas de «Parental Advisory» por todos lados para comunicar que hay contenido explícito en las letras de las canciones o en los video clips”, acota la joven.  

Japón vs. Psy

A pesar del gusto de los japoneses por el pop coreano, permanecen indiferentes ante el hit más importante proveniente de ese país: el “Gangnam style”, de Psy, que sigue invicto como el video más visto de la historia de YouTube, con más de 1.500 millones de reproducciones. 
Buscando una explicación posible, algunos medios argumentan que puede deberse a que el artista no lanzó una versión en japonés de la canción, como suele ocurrir. Otros especulan que influyeron motivos políticos, ya que el lanzamiento del hit coincidió con el conflicto entre ambos países por la soberanía de las islas Dokdo.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Cultura/Espectáculos

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img