Cultura/Espectáculos
Compartir | | Ampliar Reducir

Juan Pablo Johnson, banquetero en la CELAC: "Uno tiene que dejar bien parado al país"

"Era como un matrimonio, pero con más protocolo", asegura quien estuvo también detrás del cambio de mando del Presidente Piñera y de cientos de ceremonias en sus dos centros de eventos.

por:  La Segunda / Alejandra Valdivieso P.
martes, 29 de enero de 2013

140 mozos y otro centenar de cocineros trabajaron el sábado en el Club Paperchase para atender a 720 comensales, entre mandatarios -el Presidente Piñera, la Canciller alemana Angela Merkel y el Jefe de Estado mexicano, Enrique Peña Nieto, entre otros- y parte de las comitivas que visitaron nuestro país por la cumbre CELAC-UE.

Detrás de todo estuvo Juan Pablo Johnson, uno de los chefs más prestigiosos de Chile.

Para recibir a los mandatarios internacionales, optó por un menú que hable del país: Atún de pascua, pato con salsa de arándano, papas chilotas y verduras y, de postre, una terrina de chirimoya. Entradas de centolla, charqui, cochayuyo, camarones, empanadas de loco y dátiles con tocino. "Lo más parecido a lo chileno", dice.

"Salió todo bastante organizado y rápido", celebra. "Estaba bastante nervioso porque uno tiene que dejar bien parado al país. La mesa grande era para 70 personas, servimos todo a la vez. Era como un matrimonio más. Con más protocolo".

Una semana antes instalaron una carpa. La decoración fue con los colores de la bandera y otros toques como fardos de paja.

Para un evento de ese nivel, considera clave "que sea relajado y no se vea tan estirado. Creo que se logró. Me pidieron que hicieran lo que hago normalmente. No más ni menos formal". Y cuenta: "Como era fuera del lugar de la reunión y de La Moneda. El mismo día fue más engorroso porque había mucha seguridad, pero los días previos fue bastante tranquilo. Me sentía como dueño de casa", señala. La cena del domingo, en el palacio de Gobierno, estuvo a cargo de Francesca Margozzini.

Una de las cena promedio de Johnson cuesta entre $40 y 50 mil por persona. "Esta costó un poco más, porque había más servicios, más mozos, tres días preparando un comedor, cuando normalmente me demoro dos. Pero no es un costo mayor", asegura.

"Me gusta más hacer matrimonios porque el productor general soy yo. En este tipo de eventos hay uno arriba mío. Este no fue el caso. Me dijeron «Haz lo que quieras y déjanos bien parados». Fue bastante libre. Es más difícil, es tu responsabilidad. Creo que quedaron contentos".

Cuentos tiene miles. Desde que alguna vez la comida le quedó salada hasta atrasos con los camiones.

Trabajó con Eduardo Frei cuando era Presidente y más recientemente se ocupó del evento del cambio de mando de Piñera, en marzo del 2010, cuando los temblores dificultaron las cosas. "Salieron todos arrancando. Y yo me quedé con la comida hecha", recuerda. "¿Se la habrán comido los guardias? No recuerdo", relata entre risas.

"Ahora soy el antiguo"

Su interés por la cocina viene de sangre. "Toda mi familia es cocinera", resume. Son dueños del restaurante La Punta, su hermana Claudia, del Break&Eat, y su hermano es banquetero.

Juan Pablo estuvo detrás del matrimonio de Cecilia Piñera, del de Carlos Zepeda, presidente del directorio de TVN y de otros como Marlen Olivari con Roberto Dueñas.

Ya perdió la cuenta. "Hago unos 50 al año y llevo 28 años en esto", comenta en un pequeño living de su centro de eventos en Bustamante 1007. Tiene otro en Colina. Y ya tiene todo contratado para marzo, abril y mayo.

Dice que en matrimonios la tendencia es "ser lo más natural posible".

Define su estilo como "campestre, hippie chic". Y aunque en sus primeros años fue considerado un renovador de la escena de la banquetería, dice: "Ahora soy el antiguo".

La generación más joven, opina, "es más moderna que yo, que ya encontré mi nicho y estilo".

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales

Cultura/Espectáculos

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img