Cultura/Espectáculos
Compartir | | Ampliar Reducir

LA RUTA DE FRANCIA: Gastronomía de excelencia

por:  La Segunda / Ana Rosa Romo R.
sábado, 17 de noviembre de 2012
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

Asociar Francia y buena gastronomía es inevitable. Tan vital les resulta a los franceses, que desde 2011 celebra en septiembre la Fiesta de la Gastronomía. Debido al éxito de las dos versiones ya realizadas, la de 2013 se prolongará por tres días.

En Chile son muchos los restaurantes que ofrecen el refinamiento y la diversidad de esta comida, y en su mayoría pertenecen a franceses o a sus descendientes.

PIONEROS

La Cascade (Escrivá de Balaguer 6400, local 8. BordeRío). El chef Edouart Weisz es nieto de Ivette Raillard, quien fundara este local hace 50 años, y está frente al negocio hace más de 25: "Mi abuela me formó en el mismo restaurante, por lo que mi base es de primera fuente. Nuestra cocina es Bourgeoise , que es la más típica francesa, no es la alta cocina de los concursos y los platos pequeñitos".

Con capacidad para 100 personas, atiende de lunes a sábado para almuerzo y cena. Los domingos, sólo al almuerzo.

En su carta destacan platos tan típicos como el escargot a la bourguignon (caracoles con mantequilla y finas hierbas), paté de foie maison (paté de hígado de ave), y el filete a la pimienta blanca (carne envuelta en panceta, con los granos de pimienta adheridos y flambeada al cognac, con acompañamiento de papas gratinadas a la crema).

CONCEPTO BISTROT

Le Bistrot (Santa Magdalena 80, Local 7) . Su dueño y chef, Gaetan Eonet, llegó de Francia no hace mucho y abrió su local en enero de 2010: "Me di cuenta que podría perfectamente funcionar el concepto de bistrot " (locales pequeños muy populares en Francia). Pero en realidad, con 120 sillas, es más que un bistrot .

En su oferta de comida tradicional francesa no falta la cassolette d'escargots façon grand-mère (caracoles en salsa de roquefort, champiñones y tocino) y el plato más característico: Magret de canard au miel, pommes de terres confites et champignons (pechuga de pato a la salsa miel, papas con {filig} tadas y champiñones salteados).

Bon (Providencia 455, Local 109) . También es un bistrot . "Se come a la carta; con calidad de carta a precio de menú", así describe la característica principal de su restaurante Patricio Vidal, quien estudió en Francia y trabajó en Issoudum, el restaurante del afamado chef Alain Nonnet: "Aprendí el gusto por la cocina de campo gourmet".

En ese estilo están orientados los 5 o 6 menús diferentes que se ofrecen a diario y cuyos precios son muy asequibles. Las preparaciones más solicitadas son las sobrecocciones de carnes y los pescados a la plancha con sus salsas y distintos acompañamientos.

Un favorito es el Daube de boeuf (estofado de sobrecostilla con puré de papas y ensalada orgánica con aderezos de aceite balsámico reducido y vinagreta francesa).

Atiende sólo a la hora de almuerzo de 12:45 a 15:45, de lunes a viernes.

GLAMOUR DEL S. XVII

Boudoir (Constitución 97). Eduardo Jara, Amelie Kayser y Clement Boisseau son tres amigos, todos treinteañeros, que decidieron restaurar una antigua casa del Barrio Bellavista para darle el ambiente y el glamour del siglo XVII a través de distintos salones: Capitoné (zona de pie, y sentado en butacas altas), Celeste (zona lounge ), Dorado (no fumador) y Barra (estilo parisino), entre otros.

Su oferta gastronómica de fusión francesa la encabeza su Chef Ejecutivo, Luis Ramos, quien recomienda algunas de las novedades de la actual temporada: "En las entradas, cebiche boudoir , una suave combinación de salmón y pulpo aderezado con maracuyá y menta. De fondo, Medaillon de boeuf, acompañado de una tradicional ratatouille y pastas frescas, hechas en nuestra cocina. Para terminar, fondant au chocolat , preparado con chocolate de 75% de cacao, acompañado de suave crema inglesa". Ideal para una cita chic.

MEDITERRANEA

Le Filou de Montpellier (Almirante Montt 382, Cerro Alegre, Valparaíso). Comida francesa mediterránea es la que prepara Philippe Grandgeorge desde hace 15 años en su local, en el que trabaja junto a su esposa chilena, a quien conoció en Montpellier, donde aún mantiene otro negocio de comida.

"Cuando llegamos no había nada en el cerro y compramos el derecho de llave de una fuente de soda que poco a poco fuimos cambiando y se transformó en un restaurante".

Phillipe ha trabajado la carta junto a dos chefs chilenos: Patrick y Lorraine. Son un clásico la sopa de cebollas, quiche Lorraine, pescados con distintas salsas, pato confitado a la naranja, camembert al horno gratinado a la miel, y uno muy solicitado: pollo en costra de maní con salsa de oporto y champiñones.

Está abierto de martes a domingo al mediodía; viernes y sábado también por la noche, hasta las 23:00.

 
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Cultura/Espectáculos

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img