Cultura/Espectáculos
Compartir | | Ampliar Reducir

El cine mudo regresa en gloria y majestad

La película revelación española "Blancanieves" se suma a la ganadora del Oscar, "El Artista", en beneficio de un ejercicio de nostalgia que directores como Aki Kaurismäki y Guy Maddin también han venido desarrollando.

por:  La Segunda
viernes, 14 de septiembre de 2012
Uno de los estrenos más comentados en el Festival de Cine de Toronto ha sido "Blancanieves" , película dirigida por el español Pablo Berger y protagonizada por Maribel Verdú y Daniel Giménez Cacho.

Entre todos los elogios que ha recibido hay uno que interpreta sus intenciones. "Es digna de los grandes directores de los años 20", escribió el destacado crítico estadounidense Roger Ebert, aprobando un ejercicio de estilo que mira hacia el pasado y que rescata a las películas mudas (y en blanco y negro) de las cenizas, a 85 años del nacimiento del cine sonoro.

"Hay un evento en mi vida en el año 1985 o 1986 en el Festival de San Sebastián. Un día, en el Teatro María Eugenia daban «Avaricia» de (Eric von) Stroheim con una orquesta en directo. Al ver esa película, sentí cosas que no había sentido viendo una película convencional", declaró Berger en el certamen canadiense, sumando su éxito al fenómeno que sedujo a la Academia a comienzos de este año: "El Artista" , cinta muda, dirigida por el francés Michel Hazanavicius, que se llevó cinco premios Oscar.

Esta miraba, con nostalgia y admiración, a una serie de clásicos como "City Girl" de F.W. Murnau, "Cuatro hijos" de John Ford, "Y el mundo marcha" de King Vidor y "El desconocido" de Tod Browning, según palabras de su propio realizador. Todo para narrar la relación entre una estrella del cine mudo y una exitosa actriz joven, en tiempos en que el sonido empezaba a instalarse en el séptimo arte.

¿Rarezas?, ¿Muestras aisladas de melancolía irremediable? Lo cierto es que el cine mudo ha regresado como un género en sí mismo y cuenta con varios ejemplos recientes. En 1999, el siempre interesante director finlandés Aki Kaurismäki realizó, sin sonido y en blanco y negro, la película "Juha" que narra la historia de una mujer de campo que abandona a su esposo por un perseverante magnate.

También está el caso del director canadiense Guy Maddin , quien ha realizado una decena de películas a la vieja usanza, sin diálogos y con un estilo visual que remite al surrealismo y el expresionismo alemán. Probablemente la innovación está ahora en mirar atrás.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales

Cultura/Espectáculos

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img