Cultura/Espectáculos
Compartir | | Ampliar Reducir

La ruta invernal: Sopaipillas, picarones y churros a la mesa

por:  La Segunda / Ana Rosa Romo R.
miércoles, 13 de junio de 2012

En Pinpilinpausha, la temporada de churros es de mayo a agosto.


Apenas caen las primeras gotas de lluvia, nuestro paladar sueña con sopaipillas y picarones, dos preparaciones muy chilenas con herencia española y peruana. También los churros con chocolate aparecen como otra tentación invernal. Hay varios locales especialistas, que en un día lluvioso pueden vender dos mil sopaipillas o mil picarones.

De todo un poco

Café con Letras (Almirante Montt 316, Cerro Concepción) . Este local en Valparaíso ofrece una Tabla con un surtido a prueba de golosos: sopaipillas, churros, calzones rotos y galletas caseras. Si sólo quiere churros, puede pedir la porción de 8, bañados en azúcar y acompañados de manjar y nueces. Y la Onces Patrimonial, que constan de sopaipillas pasadas (o secas), trozo de torta, sándwich queso jamón, ave palta, o ave pimentón, café cortado, té o té con leche.

Temporada otoñal

Café Cocinarte (Bellavista 0393). Un negocio de la familia Loayza, donde el padre expone sus pinturas, el hijo es el chef y la madre atiende la clientela. El sector proporciona un público que, en su mayoría, proviene de una clínica cercana y también de los canales de TV vecinos. Todos saben que apenas comienza a llover en Santiago, en este local pueden comer un rico plato de sopaipillas pasadas de 4 unidades por $1.000. Y lo que siempre hay: Pie de limón, kuchen de nuez, hojarasca manjar y la especialidad de la casa: Torta de zanahoria con queso crema y nueces.





El Tamiz (Simón Bolívar 2975). Sopaipillas para servirse o llevar. Las secas valen $150 y las pasadas $250 cada una. Estas últimas las entregan en unas cajitas muy bien acondicionadas. Otras ofertas: empolvados, alfajores, kuchen de ricota, nuez y pie de limón.

Café Mimi (Vicuña Mackenna con Rodrigo de Araya ). Es un quiosco que alguna vez fue conocido como "la reina de las sopaipillas". Ahora, con otro nombre, mantiene la especialidad y vende más de 500 sopaipillas diarias a $200 cada una, más café o té para acompañarlas.

Restaurant Peyo (Lo Encalada 465) . Local tradicional de comida chilena que tiene sopaipillas todo el año, pero de un tamaño pequeño, para acompañar el aperitivo y son una "atención de la casa". Se sirven, por lo menos, 17 mil unidades a la semana.

Día del Picarón

Las Pikaronas Cafetería Store (Echenique 4409) Negocio familiar de Miriam, la madre, y sus hijas Paulette y Natalia, instaladas aquí desde hace cinco meses, después de que el terremoto del 2010 las dejó sin local. Ellas lo hacen todo: Kuchen, empanadas, muffins, calzones rotos, los que bautizaron como "Kolaless roto", y por supuesto sopaipillas (secas a $250; pasadas, 3 por $1.990) y picarones, que tienen "su día": El último miércoles de cada mes. La especialidad de las "pikaronas" también incluye kuchen de manzana, nuez y pasa, de manzana, de frutilla, strudel y muffin de nutella, frutilla, entre otros, para servirse o llevar.

Está abierto de martes a viernes de 16.30 a 21 horas, y sábado, domingo y festivo de 10 a 21 horas. En un día de lluvia han vendido hasta 2 mil sopaipillas.

El Naturista (Moneda 864). Es el más famoso restaurante donde se pueden comer picarones entre abril y septiembre. Su receta ha permanecido invariable desde los años 60 y sus ingredientes son zapallo, leche, harina, polvos de hornear, y un almíbar con azúcar, chancaca, canela, vainilla, ralladura de naranja o limón. Una jornada lluviosa en la ciudad significa vender alrededor de 1.000 unidades. Aunque la clientela es heterogénea, la tendencia es que los picarones los consuma la gente de más edad.







Al estilo español


Pinpilinpausha (Isidora Goyenechea 2900). Los churros son la otra tentación invernal irresistible. Su temporada se abre el lunes siguiente al Día de la Madre (mayo) y termina el 31 de agosto, en horario de 16.30 a 19 horas, de lunes a sábado. Media docena con su tazón de chocolate vale $5.600.

La Boquería (El Coigüe 3886, Paseo El Mañío) . Sólo si va a almorzar o comer puede solicitar como postre seis unidades de churros, mas el pocillo de chocolate, por $4.400.

 
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Cultura/Espectáculos

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img