Cultura/Espectáculos
Compartir | | Ampliar Reducir

Reabre "El rincón del Tío Roberto", el patrimonio mejor guardado de Los Parra

Su esposa Catalina Rojas ha recuperado un pedazo de la historia de la cultura popular chilena, que estaba cerrado desde el terremoto. Discos, poemas, ropa y hasta un artefacto de Nicanor Parra se abren a la comunidad. Además se lanzó un libro que recupera poemas inéditos y se viene su "libro mayor".

por:  La Segunda / Juan Carlos Ramírez F.
martes, 20 de marzo de 2012

La pareja se conoció en 1971: fue amor a primera vista.


"Un iluminado". Así de rotundo era el cantante de Los Tres, Álvaro Henríquez, para definir a Roberto Parra Sandoval. Y daba un ejemplo: "Si tenía diez lucas y veía a un borrachito tirado en la calle, le pasaba cinco".

En abril de 1995, el tío Roberto, como lo llamaban, falleció de cáncer, y meses después era inmortalizado con tres cuecas grabadas por la banda penquista en los estudios de MTV en Miami. Un hecho trascendente en varios niveles: el disco vendería 150 mil ejemplares, "¿Quién es la que viene ahí?" se convertiría en un hit nacional y comenzaría un interés joven por investigar la cueca chora o esa mezcla de foxtrot con blues llamada jazz guachaca (el nombre se lo puso Nicanor Parra). Esto, sumado al éxito de sus "La Negra Ester" y "El desquite", lo ayudaría a ser revalorizado por una nueva generación.

"Es verdad esa historia de la plata. Roberto era así. Un artista «al natural» al que no le importaba nada la fama o el reconocimiento. Yo tuve que empujarlo a grabar. También le compraba cuadernos para que escribiera sus cosas", cuenta la folclorista Catalina Rojas, quien se casó con él en 1971.

Ella era una veinteañera y él ya tenía cincuenta años. La hacía reír tanto que terminaron casándose ese mismo año, a pesar del escándalo que hubo en su familia, cuenta riéndose.

Ahora Catalina se dedica a honrar su memoria administrando "El Rincón del Tío Roberto, en Puente Alto, un pequeño museo o "archivo" que funciona desde 1998 y que acaba de ser restaurado. Está ubicado en la última casa en que vivieron juntos. "Teníamos todas las cosas amontonadas, y junto a un grupo de bibliotecarias empezamos a ordenarlas para mantener su recuerdo de manera digna", explica Catalina.

Las guitarras tienen marcados sus dedos

Entre los objetos en exhibición se encuentra un "artefacto" hecho por Nicanor Parra, fotos, viejos carnés de identidad o certificados, grabaciones originales (ahora descatalogadas), guitarras ("si se fijan tienen marcados sus dedos", dice su esposa) y hasta trajes usados por él que capturan una época.

"Aunque andaba siempre con Violeta y Nicanor, siempre se le menciona menos. Y ellos lo adoraban. Es cierto que hay una gran valoración de su legado, recibo muchas llamadas de teléfono, se están preparando montajes teatrales con su obra. Pero creo que es necesario un reconocimiento más grande, más oficial", piensa Catalina Rojas.

De hecho, explica que este gran archivo que posee de Roberto Parra -y que piensa ampliarlo- está abierto a investigadores, músicos y público en general que sólo deben contactarse en su página web, www.catalinarojas.scd.cl

Sobre la posibilidad de que alguien pueda sustraer alguna cosa, como sucedió con las obras de Violeta Parra en la casa de Nicanor, ella dice no tener miedo. "Acá es seguro y, además, hay material archivado en la Biblioteca Nacional, que es el lugar donde deben estar".

Los libros-homenaje al Parra más bohemio

Catalina Rojas impulsó a Roberto Parra a inmortalizar su creatividad. A él lo tenía sin cuidado guitarrear o recitar, hasta que "se puso las pilas" rellenando cuadernos y cuadernos.

Así nace "Soy zurdo de nacimiento" (LOM), un libro que reúne cuecas inéditas, incluso algunas que quedaron incompletas. El sello parriano se reconoce de inmediato en el tono de las piezas: entre lo prohibido y lo entrañable. Ahí precisamente podemos encontrar datos biográficos: la falta de trabajo después del Golpe, las primeras Peñas, sus "pitutos" como albañil o como cantante en La Vega: "Yo me gano los porotoh/ y siendo Roberto Parra/ para qué tanto alboroto// Voy a cumplir los doce/ de cesantía/ puta que sale cara/ la perra via", se lee en "Cantando en La Vega Chica", por ejemplo. Este jueves, a las 17 horas, Catalina Parra estará presentándolo en el programa "Vuelan las plumas" de Radio Universidad de Chile (102.5 FM).

Por otro lado, editorial Pehuén editará en mayo de este año "La vida que yo he pasado". Un libro de doscientas páginas, acompañado de un CD que incluirá la voz de Clarisa Sandoval, la mamá del clan Parra, en una de las grabaciones inéditas que serán incluidas.

Bajo el concepto de "libro mayor", la pieza de doscientas páginas reunirá poemas, cuecas, partituras, textos dispersos, testimonios del mismo Álvaro Henríquez, María Eugenia Meza y Catalina Parra.

"Más que artista era un auténtico hombre popular. Y la idea es difundirlo", dice Catalina, perdiéndose en el recuerdo de todo lo que le dejó su compañero y esposo".

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Cultura/Espectáculos

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img