Cultura/Espectáculos
Compartir | | Ampliar Reducir

El experto digital Pablo Arrieta y el futuro de la lectura: "la real pelea es con el tiempo de la gente"

Optimista y defensor acérrimo de la lectura como un derecho vital, el colombiano Pablo Arrieta visitó Chile y dejó varias ideas interesantes sobre los libros y lo digital.  

por:  Juan Carlos Ramírez F., La Segunda
martes, 08 de noviembre de 2011

El colombiano hizo un viaje relámpago donde demostró que otro futuro literario es posible.


El colombiano Pablo Arrieta sonríe cuando lo llaman "gurú de las nuevas tecnologías". El término suena demasiado mesiánico para alguien que va más por el lado de las interrogantes y que ha sido definido en otra página web como "Experto en cultura digital. Arquitecto de profesión. Lector desde chiquito. Y diseñador por vocación".

Arrieta estuvo en Chile en el seminario de Cultura y Economía organizado por el Consejo de la Cultura, además de haber dado una charla en la Estación Mapocho el sábado.

A toda velocidad, revisando los stands -"¡quiero leer esa novela gráfica de Baradit!"-, revisando su iPad, feliz de conversar estaba el experto digital.

-Tenemos todas las plataformas para acceder a la cultura, sin embargo la industria cultural funciona con el mismo viejo modelo: centralismo, monopolios, paternalismo. ¿Ves alguna salida?

-Al parecer estamos en un momento en el que los que hacían las cosas de una manera temen perder lo que existe al aventurarse en nuevas formas. Y es comprensible, si recordamos que son cientos de años los que esta industria ha desarrollado actividades de forma similar. Siento que los cambios ocurren en la periferia, en los bordes, donde nadie los espera, pues no se producen "dentro de la industria". Así que, de seguro, la voluntad se dará al ser demostrado que hay una forma de hacer las cosas que eclipsa la anterior.

-En Estados Unidos el libro digital constituye un 20% de las ventas totales de las editoriales (hace dos años era un 1%). Todo gracias a Amazon y su Kindle. ¿Cómo ves la promoción del eBook en Latinoamérica?

-Los eBooks en nuestras tierras están muy distantes de los lectores, si nos guiamos por las perspectivas de venta y las editoriales. Lo curioso es que, entre más hablas con estudiantes y lectores, ellos acceden a textos de manera poco santa pues recurren a espacios que distribuyen los contenidos que la industria dice que aún no estamos preparados para recibir, pues no contamos con el mercado. Es un caso del huevo y la gallina: no hay lectores (compradores) puesto que nadie ofrece, y no se produce porque nadie compraría.

El placer del texto (digital)

-¿Hasta qué punto es importante el "soporte" (libro vs. Kindle vs. tableta) para comenzar a discutir sobre hábitos de lectura y obras literarias?

-Para el texto clásico hay motivos de reflexión, y al final sería una simple cuestión de gusto. Pero así como el libro de Gutenberg abrió la puerta a un cambio entre un "libro" de tablillas o pergaminos y un texto cerrado y completo -gracias al empastado- y con ello cambiaron las formas literarias, tal vez el gran salto que vamos a presenciar cuando se elimine la necesidad de la impresión sea en la forma de narrar y la manera como el público puede interactuar con la obra.

-Acá en Chile se habla mucho de cultura digital... pero como bien de consumo, no tanto como experiencia intelectual o espiritual. ¿Cómo ves la situación a nivel continental?

-Similar. Son los primeros días. Hay mucha tierra por conquistar, y de seguro tendremos un boom como el del 60, pero en nuevas formas. Los autores están creciendo hoy, formando su estilo y gusto, y cuando narren, posiblemente aprovecharán en toda la amplitud la "cultura digital". Y no creo estar hablando de una cuestión de edad: Cervantes, a sus 58, sorprendió al mundo con una novela que no necesita presentación. Y con ella causó revuelo pues la redactó con un lenguaje popular, más cercano... una revolución en la forma. De seguro pronto surgirá el autor de algo cuyo nombre no conocemos aún y que resuma lenguajes para narrar.

-Hay libros digitales específicos que nunca llegan o comprarlos resulta engorroso, y de repente un lector se lo compra y lo comparte. ¿Merece el infierno por eso?

-La industria intenta detener la transición al hacer la oferta escasa y distante, como para ganar tiempo y ver cómo muchas cosas se ajustan. Lo más preocupante es que los autores no se tomen por su cuenta la cosa y vean lo positivo que esto les puede aportar.

- ¿Estás de acuerdo con que vivimos -contradictoriamente- la época donde más gente lee y escribe?

-Es divertido ver que los índices de lectura se mantienen tan bajos cuando todo lo que hace la gente hoy es escribir y leer a otros. Y es ese un punto a tener en cuenta, pues más que con la piratería o lo gratis, la real pelea es con el tiempo de la gente. Ahora cada uno se mantiene encerrado en su mundo, y lee, pero lo que le parece más cercano: sus amigos y conocidos.

-Te cuento una anécdota: tomé un taxi compartido alguna vez con una alumna de la universidad. Cuando nos subimos, ella miró con ojos raros que abriera mi iPad para leer un libro en el camino. Me dijo que le mareaba. Que ella no sería capaz. Que el brillo de la pantalla le daría dolor de cabeza, y cuanta excusa adicional. Pero al bajarme, treinta minutos después, le hice notar que mientras yo estuve media hora con un autor único ella no despegó la cabeza de su Blackberry. En el que leyó tanto como escribió mensajes a quienes ella consideraba. ¿En serio no podía leer en movimiento o pantalla? Creo que la respuesta va por otro lado...Ahora se lee, por supuesto, pero no en los libros tal como los conocíamos...

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Cultura/Espectáculos

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img