Cultura/Espectáculos
Compartir | | Ampliar Reducir

Claudia Di Girolamo y el uso de Photoshop: "Prefiero salir naturalmente como soy"

"Las personas que trabajamos en TV tenemos derecho a envejecer dignamente y mostrarnos hasta las últimas consecuencias, exactamente como somos", dice la actriz  

por:  Alejandra Valdivieso P.
viernes, 02 de septiembre de 2011

Claudia debuta en CHV en octubre con la historia basada en La Quintrala y dirigida por su pareja de hace una década, Vicente Sabatini.


Foto La Segunda

Los press junket, propios de Hollywood, son encuentros que actores, productores y directores de películas o teleseries tienen con los medios de comunicación para promocionar sus nuevos productos. Las reglas limitan los minutos y las imágenes: prohibido tomarlas. Sólo se usan las que entregan las emrpesas.

Esta mañana CHV organizó uno de estos encuentros en el Hotel Ritz para promocionar su teleserie estrella "La Doña", inspirada en la Quintrala y protagonizada por la diva de la televisión chilena por excelencia: Claudia di Girólamo.

Después de 20 años y una icónica carrera en TVN, la actriz debuta en la estación con este producto, el más caro del canal. Y dirigida por, Vicente Sabatini, su pareja desde hace más de una década y de quien ha sido musa en 13 producciones anteriores.

"Me he sentido bastante cómoda, respeto mucho el camino que ha hecho CHV", dice del canal que pasó de manos del Presidente Piñera a propiedad de Time Warner.

Para el rol, comenta que tomó clases de cabalgatas, de fusta, espada, esgrima. E hizo desnudos. "No he pedido dobles para nada", aclara.

-¿Cómo ha sido volver a trabajar con Vicente? ¿Llevan los problemas del trabajo a la casa?

-No tenemos problemas, primero (risitas).

-Pero...

-Somos personas grandes ya. Para mí ha sido un honor y un privilegio trabajar con Vicente, lo admiro mucho como director, como hombre pensante de este país y sobre este país. Un hombre que ve las teleseries chilenas de otra manera, no solo comercial, no solo tratando de llegar a las audiencias, sino además dando un poco de profundidad y sentido a lo que él hace...

-Y siempre es un desafío trabajar con él porque es extremadamente exigente.

-¿Cómo separan las aguas del trabajo y la casa?

-No hay división, no tiene que haber, no entiendo esas parejas que dejan el trabajo en la oficina, es un conjunto. Nosotros vamos juntos al cine, que es parte de nuestros intereses. Vamos juntos al teatro, a charlas de directores o dramaturgos. Hay un alimento constante con respecto al oficio de él y el mío que están profundamente conectados.

-Pero entre un director y una actriz hay órdenes, indicaciones y correcciones que pueden generar tensiones...

-¿Por qué habría de generarse tensiones? Es que no hay tensiones. Absolutamente no hay. Hay un entendimiento del oficio de cada uno, el director es la persona que está narrando. Un actor se pone a disposición de un director para que lo narre y exponga de la mejor manera lo que él piensa. Son manos que uno empieza a respetar, después de miles de años. Es ser un instrumento finalmente. El punto de vista del director es lo más importante en una obra.

-En una entrevista decía que la Quintrala no es mala, bruja, sino una feminista a ultranza. Pero se sabe que mató a mucha gente, a todos sus amantes.

-Siempre hay dos versiones de cualquier historia. La historia de la Quintrala y de este país está escrita por hombres y evidentemente una mujer en 1.600 empoderada sobre sus tierras, con una cantidad de esclavos, con una libertad para vivir su historia sentimental y sexual obviando hasta ahora los homicidios y asesinatos que haya podido cometer, esa actitud desafiante frente a la historia evidentemente produce resquemores y lo que se sabe hoy día entonces es que fue una asesina medio prostituta, libertina, en fin. Pero me parece que si uno la ve hoy día es una mujer que ejerce su derecho a vivir con igualdad, frente a los hombres.

-Los latifundistas de esa época tenían esclavos a los que golpeaban, se empoderaban y tenían acceso y contactos con la iglesia y políticos en donde había acuerdos. Exactamente las mismas estrategias que usa ellas. Entonces a mí me parece que es súper injusto leer la historia desde ese punto de vista...

-¿Qué similitudes ve entre el personaje y su persona?

-(risitas) No muchas la verdad, en esa cosa provocadora no me reconozco. Tampoco en su violencia y agresividad. Quizás la potencia para vivir. Soy una persona súper piola en la casa, con los hijos. Me podría reconocer en la fuerza de la defensa, no en la forma.

-¿Qué le ha parecido el revuelo que ha generado el uso de Photoshop en sus imágenes de promoción?

-Las personas que se hacen cosas con el cuerpo las respeto profundamente. No las hago con mi cuerpo porque siento que tengo un punto de vista sobre eso que es la permanencia y el derecho a envejecer dignamente. Me parece que las personas que trabajamos en TV tenemos derecho a envejecer dignamente y mostrarnos hasta las últimas consecuencias, exactamente como somos.

-Por lo tanto no me manejo mucho en el por qué se hace. Si me preguntas, yo prefiero salir en una foto naturalmente como soy, con las arrugas, las pechugas caídas, porque tengo tres hijos y 54 años, a aparecer como una niñita de 20 años. Ahora, entiendo y respeto el punto de vista de las revistas.

-Sobre todo las actrices prefieren salir tal cual son porque para uno es muy importante la naturalidad, verse como uno es. Finalmente en la teleserie no represento a una niñita de veinte años, sino a una mujer mayor, gastada, una mujer que está cansada, violentada, que no ha logrado lo que quiere, que quiere tener hijos, familia, que quiere ser santa. Hay una complejidad que afecta en el cuerpo, en el físico. Por eso me ha gustado tanto este trabajo, hacerlo con la honestidad y la exposición honesta del cuerpo.

"Nunca me ha interesado internacionalizar mi carrera"

Además ahora debuta en "Prófugos", primera teleserie chilena para HBO, que se transmitirá en toda Latinoamérica.

"Nunca me ha interesado internacionalizar mi carrera. Lo que más me gusta de «Prófugos» es que se van a abrir puertas para este país. Que Latinoamérica eventualmente va a dar vuelta la cabeza y ver que somos capaces de hacer producciones muy buenas, muy potentes, con muy buenos actores. Es una historia bastante simple, hecha con mucha calidad en términos de dramaturgia y producción, pero es alucinantemente entretenida y rápida.

-¿Por qué?

-Porque me gusta trabajar aquí. Los proyectos en los que he participado tienen que ver con nuestra identidad, nuestra historia. En otro país me sentiría ajena. Si quiero hacer TV de ficción, la puedo hacer aquí igual en Chile y con chilenos.

 
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Cultura/Espectáculos

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img