Ciencia/Tecnología
Compartir | | Ampliar Reducir

El aparato para leer y escribir que llamamos teléfono

por:  La Segunda Online
lunes, 29 de septiembre de 2014

Eduardo Arriagada
Profesor
Facultad de Comunicaciones UC
www.blogsuc.cl
@earriagada

Como me paso el día tratando de entender lo que viene, cada cierto tiempo se me cruzan datos que me descolocan y me hacen repensar todo de nuevo.

A mi curso Taller de Convergencia Medial, que realizo con alumnos de Periodismo y de Ingeniería de la UC, vino uno de los integrantes de la actual camada de integrantes de StartUpChile.

Gracias a ese programa estatal que consiguió crear en Chile la mayor comunidad del mundo de emprendedores digitales, nos dió una charla Michael Wilson, cocreador de la aplicación Fleck. Él vino a compartir con mi curso lo que sabe de iOS en el contexto de un taller de desarrollo e implementación de aplicaciones. En la clase que nos hizo sobre su experiencia desarrollando en el entorno iOS de Apple comentó dos datos de Steve Jobs que no conocía.

Lo más sorprendente fue saber que en el año '89, al comentar sus sueños, ya describió con claridad la idea del iPad cinco años después de lanzar el primer Macintosh.

Dijo que con su empresa "esperaba entregar la potencia de un computador increíble en un aparato como un libro, que tú pudieras mover contigo y que aprendieras a usarlo en 20 minutos.

Y agregó: "eso lo conectaremos por radio con las mayores bases de datos y el resto de los computadores".

Yo había leído que él tenía la idea del iPad antes del iPhone, pero no pensé que lo había conceptualizado con tanta claridad 27 años antes de lanzarlo.

También me recordó que el 29 de junio del 2007 Jobs cuando presentó el iPhone, el primero de los teléfonos inteligentes con pantalla táctil, insistió mucho que era más que un teléfono y habló del "the ultimate digital device", algo así como el mejor aparato digital posible.

Me había costado entender porqué la empresa se centrara tanto el último lanzamiento de las dos nuevas versiones en el tamaño. El lema fue "bigger than bigger".

Después de empezar a revisar el detalle de los anuncios, creo que la apuesta por mayor tamaño de la pantalla (que ya teníamos los que usamos teléfonos Android) es consecuencia de entender que el leer y el escribir es hace ya tiempo la función más importante de estas máquinas.

Apple está siendo más receptivo a las demandas del mercado. El diario "La Vanguardia" publicó la semana pasada que la consultora Canalys informó que el último trimestre a nivel global estos celulares grandes, como los dos nuevos modelos de Apple, que se los conoce como Phablets (entre phones y tablets), representaron el 33% de las ventas Globales de todos los aparatos móviles en el trimestre de abril a junio pasado.

Pero un dato mucho más relevante que venía en ese artículo es que, según la consultora Flurry, en el primer semestre, aunque los "phablets" representaban solo el 6% de los aparatos ya vendidos hasta ahora, sus usuarios ya sumaban un 11% de todo el uso de aplicaciones que había a nivel global.

Esto tiene que ver con la importancia que tiene el tamaño para la mejor experiencia de lectura y escritura de los usuarios de Apps.

Si hoy entran a la página de Apple Store verán lo destacado que se encuentran los siete tipos distintos de teclados fabricados por otros desarrolladores que desde ahora se pueden usar en vez del teclado nativo de Apple. Se trata de una medida que Apple se había resistido a pesar de que la competencia de Android ya lo permitía desde el año 2007.

Con el nuevo sistema operativo los usuarios podrán aprovechar el teclado nativo de Apple, que ahora permite predecir las palabras a partir de las primeras letras tecleadas. Según informó Apple el sistema ofrece distintas palabras según la formalidad de la persona que va a recibir el mensaje, es decir que se maneja entre el idioma formal y el casual.

Desde ahora los usuarios del iPhone también podrán usar el sistema Swipe, que es líder en popularidad en los teléfonos de la competencia y que funciona sin teclear: se mueven los dedos sobre los teclados y van cosntruyendo palabras.

También podrán aprovechar la alternativa del SwiftKey que convina las ventajas de estos dos programas anteriores: funciona con el sistema de que reemplaza el teclear por el "swiping" y lo convina con una aplicación que aprovecha las nubes para predecir las palabras revisando anteriores textos escritos por uno mismo realizó en anteriores e-mails, en Twitter y Facebook al hacer las recomendaciones de la predicción.

Si para ustedes escribir en estas pantallas es un tema (ya sea en teléfonos o tabletas) les recomiendo bajarse la aplicación con la que estoy escribiendo esta columna, iAWriter. Un lujo que te entrega un teclado tan bueno como la mejor máquina de escribir análoga.

Pruébenlo y se acordarán de mi (no es barato, pero es un lujo). Hace unas semanas les comentaba que la función más importante de las conversaciones de la próxima década estará en la mensajería. Muchos creen que este acto de "textear" ya tiene la misma importancia que tuvo el teléfono hasta los años 90. Esta semana sobre uso de aplicaciones decía que en España el 96% de los usuarios de este tipo de teléfonos consideran a WhatsApp su principal forma de comunicación, muy por encima de las llamadas telefónicas. Un 38,1% de esas 23 millones de personas dicen que usan WhatsApp varias veces por hora.

Esta semana para un trabajo que requería mayor confidencialidad probé alternativa de mensajería rusa, Telegram. La elección se debió a que tiene una función extra: permite chat confidenciales que encripta sus mensajes y que incluso permiten que lo que se mande se autodestruya a los pocos segundos de ser leídos, a la manera de las instrucciones que recibían los agentes de Misión Imposible.

Portada

Ciencia/Tecnología

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img