Ciencia/Tecnología
Compartir | | Ampliar Reducir

Nuevos materiales cristalinos para el "cloud computing"

Tienen gran capacidad de almacenamiento.

por:  ANSA
viernes, 31 de agosto de 2012
NUEVA YORK.- Nuevos materiales cristalinos, con una gran capacidad de almacenamiento, podrían encontrarse en la base de memorias más eficientes para computadoras y celulares, incluyendo la "computación en la nube".

La nueva clase de materiales orgánicos y ferroeléctricos, descrita en la revista Nature, fue puesta a punto por el grupo de investigación coordinado por Alok Tayi y Alexander Shveyd, de la Northwestern University. 

Los investigadores, especializados en química orgánica, lograron obtener largos cristales solo utilizando dos pequeñas moléculas orgánicas, que se atraen una con otra.

La atracción impulsa a las moléculas a ensamblarse en una retícula ordenada, factor necesario para obtener un material ferroeléctrico.

Los compuestos de base son simples y económicos, ofrecen un material liviano y potencialmente útil para las aplicaciones tecnológicas.

Estas características contrastan con las de los materiales ferroeléctricos convencionales, es decir variedades especiales de polímeros y cerámicas, complejas y costosas de producir.

Los nuevos materiales pueden ser producidos velozmente, son muy versátiles y, además de la memoria de las computadoras, podrían revelarse útiles en los campos de la energía solar y la nanoelectrónica.

Las propiedades de estos nuevos materiales -llamados "supramoleculares"- no derivan de las moléculas mismas, sino de la interacción específica entre dos pequeñas moléculas orgánicas que se alternan, repetidas varias veces.

Siendo complementarias, las moléculas interactúan electrónicamente y con una fuerza tal que se acercan entre sí para formar cristales muy largos. Esta estructura tridimensional y altamente ordenada se basa en conexiones de hidrógeno.

Los materiales ferroeléctricos expresan una polarización eléctrica espontánea, con un lado del material positivo y el opuesto negativo, situación que se puede invertir mediante la aplicación de un campo eléctrico, por ejemplo una batería.

Estas dos orientaciones posibles vuelven a los materiales interesantes para los investigadores que desarrollan las memorias de las computadoras.

Los nuevos materiales podrían servir de ayuda en el costoso mantenimiento de la "computación en la nube". Facebook, Google y los servicios web, por ejemplo, son memorizados en la "nube" y se basan en memorias volátiles.

Cuando el instrumento se apaga, la memoria pierde las informaciones en su poder y por lo tanto debe ser alimentada. Evitando el problema de la alimentación eléctrica, los nuevos materiales ferroeléctricos podrían ser desarrollados en una memoria no volátil.

Según los investigadores, si la "nube" y en los dispositivos electrónicos operasen con una memoria no volátil, cada año podrían ahorrarse en Estados Unidos seis mil millones de dólares en energía eléctrica.


Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Ciencia/Tecnología

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img