Buena Vida
Compartir | | Ampliar Reducir

El 80% de los infartos cerebrales se produce por colesterol

La acumulación de placas de colesterol en las arterias carótidas es la principal causa de infarto cerebral. Cada año se producen 21 mil nuevos casos de enfermedad cerebrovascular en el país.

por:  La Segunda Online
martes, 27 de marzo de 2012

Cada año se presentan en el país 21 mil nuevos casos de enfermedad cerebro vascular (ECV) de algún tipo, según cifras del Ministerio de Salud.

Y es que los malos hábitos de salud de los chilenos, entre los que se cuentan el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, la obesidad y el sedentarismo, son factores de riesgo para esta patología. Asimismo, dejar de lado el tratamiento para la diabetes o la hipertensión, también expone a los pacientes a sufrir infarto cerebral. De ahí el impacto que las ECV tienen en las cifras de mortalidad de nuestro país, hasta ocupar el segundo lugar entre las causas que acaban con la vida de los chilenos.

Las ECV son enfermedades neurológicas a consecuencia de problemas vasculares que alteran la función del encéfalo. Se pueden producir por hemorragia tras el rompimiento de una arteria, o bien, por isquemia distal, que es el cierre del flujo sanguíneo hacia el cerebro, por placas de grasa, colesterol u otras sustancias. Este último caso es el más frecuente, y se da en un 70% a 80% de las ECV.

Señales de aviso de infarto cerebral

De los 21 mil casos nuevos de enfermedad cerebro vascular en el país, 12 mil corresponden a infarto cerebral nuevo o recurrente. Un infarto cerebral no siempre se desata de golpe, sino que es posible identificar pequeños avisos de la presencia de placas que obstruyen las arterias que irrigan el cerebro. Pérdida momentánea de la visión de un ojo, o de la movilidad de las piernas, puede ser signo de un evento isquémico que debe ser examinado de inmediato por un especialista.

“Una primera señal es cuando el médico examina a un paciente y escucha un soplo en el cuello. Eso es indicio de que la arteria carótida puede estar obstruida por aterosclerosis”, explica el Dr. Mariné. “Pero para hacer un correcto diagnóstico, se debe pedir un examen, que es una ecografía especial llamada Eco Doppler arterial, el cual busca determinar cuán estrecha está la arteria. Si la obstrucción alcanza al 70% y 80%, hay que operar”, enfatiza. 

Secuelas

Actuar a tiempo ante una obstrucción de la arteria carótida puede no sólo salvar la vida del paciente, sino reducir la gravedad del daño neurológico que se puede producir. “La cirugía es parte del proceso para destapar la arteria carótida, logrando así que llegue sangre al cerebro. Esto resulta fundamental, ya que mientras más precoz sea el  diagnóstico y más temprano se desobstruya la arteria, menores son las secuelas para el paciente y su familia”, explica Mariné.

Cada año 2.500 personas en Chile no logran sobrevivir a un primer infarto cerebral, y otras 1.600 quedan con secuelas que los llevan a depender en forma severa o moderada de pacientes o cuidadores. “Lamentablemente, prevenir los accidentes cerebrovasculares ha sido muy difícil, ya que muchas personas siguen fumando, consumiendo comida chatarra, no se controlan su presión arterial ni su diabetes y prefieren la vida sedentaria al ejercicio saludable”, señala el doctor Mariné.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales

Buena Vida

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img