Buena Vida
Compartir | | Ampliar Reducir

¿Qué relación hay entre el déficit atencional y la alimentación?

Especialista señala que el exceso de grasa de origen animal en el desayuno incide negativamente en los niños.

por:  La Segunda Online
miércoles, 18 de mayo de 2011

Durante los últimos años el Trastorno por Déficit Atencional (TDA) ha recibido gran atención por médicos, padres y profesores de niños que presentan este problema. Si bien el origen o causa ha sido materia de estudio y se han producido importantes avances,  se desconoce el por qué existe este déficit y su origen, sin embargo últimos estudios han demostrado que múltiples factores pueden propiciar su aparición o aminorar los síntomas, y uno de ellos es la alimentación.

Eduardo Rojas director del centro de apoyo integral para alumnos en etapa escolar “Coaching Educacional”, señala que la experiencia les ha demostrado que en algunos casos, niños que llevan años medicados, logran a través del coaching que entre otros factores incorpora cambios en la dieta, avances importantísimos en la superación del TDA.

“Nuestro método consiste en apoyar integralmente a los alumnos y uno de los factores que se revisan es si el niño está comiendo en forma equilibrada o no. Generalmente te encuentras con menores que prácticamente no están ingiriendo vitaminas en su desayuno y por el contrario su alimentación contiene altas cantidades de azúcares y grasas. Cuando la nutricionista los evalúa y hacen los cambios en su pauta alimenticia, como tomar jugo de naranja en las mañanas, ellos mismos comienzan a darse cuenta de que les cuesta mucho menos concentrarse”

Uno de los cambios más destacables frente al tratamiento de este déficit se produce al cambiar el tipo de grasa que consumimos. En nuestra cultura predominan las dietas basadas en grasas de origen animal, que favorecen el aumento del colesterol y la posibilidad de tener problemas cardiovasculares a temprana edad y el TDA. En su reemplazo se aconseja ingerir grasas ricas en Omega 3, que proviene de los vegetales, pescados, y del Chía (semilla). Estas grasas disminuyen los niveles de colesterol, mejoran la función de nuestro hígado y disminuye los síntomas y la posibilidad de padecer TDA.

Mejorar los hábitos alimenticios de nuestros hijos favorece no solo en disminuir el TDA sino que prolonga y mejora su calidad de vida. El tener una dieta equilibrada y suprimir o dejar solo para ocasiones especiales la comida chatarra es el mejor regalo que le podemos hacer a quienes queremos, ya que el mal alimentarnos además de consecuencias estéticas trae problemas físicos y psicológicos.

“Además de los cambios en el consumo de grasas, es importante incluir la actividad física en el tratamiento contra el TDA –comenta Karina Gallardo nutricionista de Coaching Educacional – ya que el deporte libera ciertas toxinas que producimos, favorece la eliminación de grasas y además actúa a nivel psicológico: mientras hacemos deporte nos desconectamos y botamos energías, acciones que favorecen a la concentración”.

Qué alimentos debemos consumir

El Omega 3 se encuentra principalmente en los pescados azules o de agua fría (atún, trucha, sardinas, anchoas y salmón), aceites de origen vegetal (oliva, palta, calúa), y en el huevo, que contrariamente a lo que se creía hace algunos años, consumir un huevo al día disminuye la producción de ácidos grasos dañinos el colesterol, de hecho se recomienda consumir un huevo al día. También es recomendable tomar 2 cucharadas Chía al día, y en ciertos casos, siempre recomendados por un especialista, tomar cápsulas de Omega 3.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales

Buena Vida

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img